domingo, 6 de diciembre de 2009

Un regalito para ti, Abel

Parar la música del blog y darle al play de Freddie

jueves, 3 de diciembre de 2009

La sabiduría del "no saber" (35 meses)


Saber es mucho mas que conocer, "saber" es "amar mucho".

Cuando uno comparte lo que sabe, es decir, lo que uno ama, no lo debilita ni lo hace disminuir.

El saber que brota y es fuente de amor se expande mas cuanto más se comparte y se afianza cuanto más se extiende.

Es el amor el saber más auténtico, la más divina de las sabidurías.

La Sabiduría lo vuelve todo mágico.

La "magia" verdadera no es un truco de ilusionismo sino un estado de conciencia, un modo de ver, acercarse, tocar y transformarlo todo que hace titilar las pupilas de un niño.

Los niños saben muy pocas cosas pero su alma está recubierta con los visillos de la sabiduría.

El sabio sabe, en realidad, muy poco: sabe ver cuando mira y oír cuando escucha.

Por eso está abierto y disponible para aprenderlo todo de nuevo.

El sabio no necesita hablar para compartir lo que sabe: todo él es una revelación permanente de un saber "de otra manera".

El sabio no añade mas palabras o ideas, sino silencio entre las palabras y las ideas para que así el "conocer" se transforme en "amar".

El sabio es la forma material y limitada en la que se encarna una Sabiduría ilimitada.

Todos los corazones "sabios" tienden a unirse formando un único territorio en el que los latidos se multiplican, como uno solo, para que también puedan oírlo las estrellas.

(de Educar con Co-razón de Desclée De Brouwer).


No sé ustedes, pero este escrito me impresionó mucho porque parece que está describiendo a Abel!!!!

lunes, 30 de noviembre de 2009

Los otros hermanos de Abel


Muchas veces he escuchado que la gente dice: "los lazos de sangre son las fuertes que existen".

Respetando a quien opine así, yo no estoy de acuerdo, porque lo he vivido muy cerca.

Les contaré que Abel tiene un solo hermano consanguíneo, se querían mucho y a la fecha Fabián y yo seguimos hablando de su hermano con emoción y conteniendo las lágrimas, pero con alegría por tener la dicha de estar juntos.

Sin embargo, Abel tenía otros dos hermanos "no emparentados" como suelen decir para encontrar algún donante de sangre fuera de la familia consanguínea: mis hermanos, Andrés y Maura.

Hoy, siendo ya 30 de Noviembre quería dedicar este post a ellos, ya que ha coincidido que es el santo de ambos.

Maura se llama así por mi abuela materna, ya que mi mamá y la hermana de mi papá dijeron que la primera nieta se llamaría como la abuela, y mi tía tuvo un niño, así que, el nombre de Maura se quedó en la familia Rivera Torres.

Mi hermano se llama así porque a mi mamá siempre le gustó ese nombre, bueno, de hecho, quería que su hija llamara Andrea, pero al salirle varón, pues le puso Andrés.

Como es natural, ambos son muy distintos, pero tienen algo que en realidad nos caracteriza a los tres: somos muy tozudos en nuestras decisiones, perseverantes y luchones (aunque ellos mas que yo).
La relación de Abel con ellos era extraordinaria, Andrés y él se pasaban mucho tiempo platicando de temas esotéricos, de ciencia ficción, reflexionando acerca del origen del mundo y mil y un cosas mas. Abel disfrutaba mucho de estas conversaciones y llegó a querer a mi hermano también como suyo.
¡Ni qué decir de Maura!, nunca vi reír tanto Abel como cuando tenía oportunidad de reunirse con ella. Su afición principal era tocarme las narices, pero no me enojaba, porque gozaba al verlos tan compenetrados aunque sea para intentar molestarme a mi. Abel me decía que Maura y él se parecían mucho porque tenían el humor negro.
Cuando Abel marchó fue de las pocas veces que he visto llorar a mi hermano y en México me dijeron que mi hermana se quedó muy afectada.
De hecho, con Andrés hablo poco de Abel, siento que si hablo con él de Abel, se pondrá triste y enfadado, rabioso de impotencia de haberse ido su hermano, como él lo describió en el tanatorio.
Ahora voy recordando algunos detalles de esos momentos en el crematorio de Terrassa, y uno es que mi hermano no escribió nada en el libro de pésame, entonces le dije que por qué no había escrito nada y me dijo que él le dijo todo lo que le tenía que decir a Abel, pero que si yo quería, que escribía algo, pero respeté su decisión y cerrando el libro me lo llevé contra el pecho.
Cuando fui a Casa Puebla en ese verano, en 2007 platicando con Mauri me dijo que sin ganas de ofenderme "cualquier persona le quedaba pequeña a Abel, era tan, tan grande, tan elevado, que tal vez nadie en la Tierra logramos entender verdaderamente lo que él quería comunicar" y no me enfadé, sino al contrario, creo que ella si entendía a Abel porque se comunicaba con él por medio de Amor.
Sé lo que me quería decir, y la admiré aún mas por su capacidad de amar y de abrir las puertas de su corazón para sentirse querida también por Abel.
Él los amaba a ambos, lo sé porque me lo dijo; porque un día en casa me dijo que los quería como verdaderos hermanos; que había ocasiones en que la sangre no es la única vía para tener hermanos.
Por eso, hoy, escribo esto, porque creo que ambos se merecían este recuerdo, tal vez efímero de mi parte, tal vez muy escueto, pero espero que poco a poco vaya recordando mas detalles de mis experiencias con Abel.
De momento, aprovecho este espacio de Abel para decirles que los amo con todo mi corazón y que aunque estemos separados por diferentes circunstancias, no sólo serán mis hermanos de sangre, sino también de espíritu.

(La foto donde aparece Mauri, es del último viaje de Abel a México y ese tour estuvo fabuloso, nos divertimos mucho y ellos intimaron mas sus lazos de cariño, la foto de Andrés con Abel es de las Navidades del 2005, las últimas que quiso celebrar Abel en familia, ya que las del 2006 estábamos en el hospital a la espera de la recuperación del autotrasplante).

martes, 24 de noviembre de 2009

La paz interior

Cuentan que en otra época, allá por...
La reina de un lejano país convocó un concurso de pintura y ofreció premiar la obra que mejor representara la Paz Interior.
Rápidamente se propagó el entusiasmo por toda la corte.
El día de la exposición se presentaron muchos cuadros:
Algunos eran paisajes marinos, que contenían muchísimos tonos azulados, otros presentaban verdes valles soleados, repletos de flores de diversos colores y múltiples formas. Otros eran ríos de aguas puras y cristalinas que saltaban sobre las rocas. Algunos decidieron dibujar sonrientes niños jugando en parques infantiles.
Hubo además, quien pintó una tormenta, en un mar de inmensas olas y cielos cargados de oscuros y densos nubarrones de los que brotaban rayos amenazadores.
Cada cual tenía su favorito, sin embargo, todos se sorprendieron cuando la reina, sin dudarlo apenas, eligió el cuadro de la tormenta como el ganador.
-¿Por qué escogió esa obra Majestad?- le preguntaron.
-La paz...-respondió ella pausadamente- la verdadera paz es la que se elige vivir durante la peor tormenta. Quien escoge mantener la serenidad enmedio de las aguas revueltas podrá mantener su rumbo y no será llevado por los remolinos hacia donde no quiere ir.
Las tormentas fortalecen a quienes escogen la serenidad.

sábado, 21 de noviembre de 2009

Reacomodando

Mi hermoso Abel:

Ya se que he estado ausente, pero en realidad he estado ausente de muchas cosas; estoy intentando reacomodar mi vida y mis espacios, a dedicarle mas tiempo a mi música y a mi mundo y al mismo tiempo a encontrar la manera de convivir con el exterior,-parece ser que cada vez me cuesta mas-... creo que me estoy volviendo anacoreta!!!.
Hice limpieza de la casa y eso redunda en mí misma, he donado ya muchísimas de tus pertenencias porque me he visto preparada para ello, el duelo sigue, pero evoluciona.
No ganaba nada teniendo todo guardado, esperando que el dueño algún día regresara y las utilizara... porque eso es imposible... tú ya estás my bien vestido en tu nueva forma...

Ahora, mas serena sigo buscando la felicidad en los días que vivo a diario, en gozar cuando acompaño a los niños violinistas, clarinetistas y saxofonistas de la escuela, a ver mas con el corazón los problemas de los demás y a no juzgar tanto ni ser tan dura en mis decisiones.
Estoy aprendiendo a ser mas tolerante y menos quisquillosa... bueno, esto no tanto, aunque dice una gran amiga que no soy quisquillosa, sino muy metódica porque dice que nunca había visto a una persona que durante toda la semana se vistiera de un solo color para no cambiar el bolso y así ir bien combinada durante los 5 días (¡¡¡qué frivolidad!!!).
Ya no me pongo histérica cuando veo sucia la casa, hasta la dejo a propósito durante días para acostumbrarme a que no todo debe estar en perfecto orden... el desorden también puede formar parte de nuestra vida si no llegamos al extremo.
Sabes? mi profe de clarinete desde hace tres semanas me da clase dos veces por semana porque dice que con una no es suficiente; toco muchas escalas, métodos y ejercicios y si le añadimos el repertorio, la única clase que hacía se me quedaba corta.
Estoy contenta y satisfecha.
Como verás la vida sigue su cause... sigo sola y en soledad (que no es lo mismo) pero creo que me estoy acostumbrando a ello... no hay mal que dure cien años...

martes, 3 de noviembre de 2009

El amor paternal (34 meses)

"El amor paternal se origina en la sabiduría y está basado en la razón. El pensamiento predominante en la conciencia paterna es: este es mi hijo, al que cuidaré y protegeré. El padre lo hace sin egoísmo, expresando su amor mediante acciones que complacen e instruyen al niño y, también, velando por sus necesidades. Pero el amor paterno, al igual que todas las formas de amor familiar, es parcialmente instintivo: el padre no puede evitar amar a su hijo." (del libro "El amante cósmico" de P.Yogananda)

Hoy quería escribir un post especial, hoy es un día especial, hoy es el cumpleaños de Antonio, el papá de Abel, a quien cariñosamente le llamo Tito porque lo conocí cuando iba a ver a sus sobrinos y ellos le llamaban así.
Nuestra relación de amistad fue muy bonita desde el principio, de hecho lo conocí un año antes de conocer a Abel y ya desde entonces teníamos un lazo un tanto especial.
Tito me contaba que tenía un hijo casi de mi edad y que el pequeño, "el benjamín" de la casa era instructor de Yoga y era muy serio, formal y hasta en tono de triunfo me dijo un día: "y hasta ya hizo la mili!".
Hoy fui a comer con él y con Fina, la mamá de Abel, para compartir aunque fuera un ratito este día que al mismo tiempo que es de celebración porque es su cumple, también es de tristeza porque la vida ya no es igual sin la presencia física de Abel.
Siempre lo tenemos en la punta de la lengua y en nuestros pensamientos, entonces cuando eso pasa nos ponemos a recordar nuestras peripecias con él; como cuando los Domingos, al despertarse se levantaban él y su hermano y se iban a la cama de sus papás, entonces la Fina se salía de la habitación y dejaba jugando a sus tres hombres con las sábanas hechas una casa de campaña. O como cuando se iban de excursiones y caminaban y caminaban porque les gustaba explorar entre los árboles y los arroyos...
Creo que uno de los recuerdos mas simpáticos que tiene el Tito de Abel es cuando en un paseo silenciosamente le llenó de piedritas el neumático del coche y tuvieron que desmontarlo para vaciarlo, Abel era muy pequeño y nadie se había percatado porque todas las travesuras las hacía en absoluto silencio.
Antonio está muy orgulloso de su hijo, cuando juró bandera se emocionó muchísimo porque ama entrañablemente a España y eso lo dignifica en cierta parte y la otra, la que resta, es producto de su honradez en su profesión, por su entusiasmo al crear nuevos diseños para la parte textil donde trabaja, su pasión por hacer siempre bien las cosas, su cariño desmesurado a sus padres (q.e.d) y ese AMOR con mayúsculas que siente por su esposa y sus hijos.
Antonio sigue llorando a Abel, pero lo hace sin que lo veamos, en silencio, en soledad y sin embargo, cuando estoy con él deja salir una buena parte de su sensibilidad y recordando lloramos juntos porque se nos ha ido una buena parte de nuestra alma.
En reiteradas ocasiones me ha dicho que le hubiera gustado mucho conocer a mi papá y yo le digo que si, que segurísimo hubieran sido buenos camaradas, porque don Amado también era amante de la historia mundial, le gustaba beber un buen cognac, jugar a las cartas o al dominó y cuidar sus plantas y sus flores.
Hoy como siempre, seguimos hablando de Abel, me dijo muchos detalles hermosos y así puedo seguir conociendo al Abel niño, a ese niño que no dejaba de asombrarse de todo como si lo viera siempre por primera vez, como él me decía cada vez que podía.
De repente le salía una risa, de repente una lágrima, de repente una carcajada, de repente un silencio fruto de la reflexión o del dolor, o de la rabia o de la impotencia.
Nunca terminaré de agradecerle su compañía en coche al centro de Sabadell para ir a tomar mi clase de Canto, el ofrecimiento incondicional para cualquier cosa casi sin conocerme, su apoyo y confianza hacia mí en una época difícil estando su hermano de por medio, el haberme abierto las puertas de su casa durante un año cuando me quedé sin mi papá, su fijación por protegerme y acompañarme durante tres años al trabajo que él me consiguió por las mañanas, su comprensión y tolerancia durante la enfermedad de Abel, su amor paternal sin ser su hija realmente, su compañía en mi regreso a los escenarios y su lucha incansable porque siga cantando a pesar de la pena de mi corazón, por muchas cosas mas donde las palabras no caben ni tienen sentido, es que quería escribir sobre el Tito.
Antonio para mí, al principio de conocerlo era un gran amigo (sigue siéndolo), después se convirtió además en el padre del amor de mi vida y ahora es, a lo largo de estos diez años de conocerlo, un ángel terrenal que Dios puso en mi camino.
Querido Tito, aunque no sé si alguna vez leerás esto, ¡MUCHAS FELICIDADES DE TU NUERA!

miércoles, 28 de octubre de 2009

"Para el habitante de Nueva York, París o Londres, la muerte es la palabra que jamás pronuncia porque quema los labios. El mexicano, en cambio, la frecuenta, la burla, la acaricia, duerme con ella, la festeja,es uno de sus juguetes favoritos y su amor más permanente" Octavio Paz, El laberinto de la soledad, 1961.


Querido Abel,
Como siempre te escribo unas lìneas con mucho gusto para platicar contigo.
Mañana comenzaremos aqui en Mèxico la semana dedicada a todos nuestros seres queridos, todos aquellos que una vez estuvieron aqui con nosotros y que ahora ya no forman parte de este mundo terrenal, sino que ahora habitan un mundo espiritual.
Les pondremos lo que aqui en Mèxico llamamos Ofrenda. Tu sabes lo que es, pero de todos modos lo explicaré: es un altar en el cual se ponen las fotografías de las personas que, repito, formaron parte de nosotros, tambièn se les ponen sus veladoras y todo aquello que màs les gustaba en vida. Asi que para ti pondre tu fotografìa, tus veladoras y los pastelillos que màs te gustaban aquí en Mèxico y el clásico pan que le llamamos Hojaldra o pan de muerto. Te acompañaran las fotografias de Amadito, mis padres, mis suegros, mis hermanos. los amigos y otros parientes, a todos los recordamos con cariño.
Tambièn se ponen flores que aquí se llaman de zempaxochitl o tambièn llamada flor de muerto, el altar se adorna con papel picado morado y blanco, yo se que alguna vez viste este altar llamado Ofrenda, puès bièn dentro de un rato la pondré . Ah!, se me olvidaba tambièn se les pone una jarrita con agua.
Esta es una forma de tener presentes a todos aquellos que se nos han adelantado en la hora de la partida. Nosotros todos los días los recordamos a ustedes, hasta en nuestras pláticas cotidianas, pero como nuestras tradiciones son tan bellas, tambièn nos gusta recordarles de este modo. Querido Abel, espero que tu espíritu comparta con nosotros estos días, así que te ofrecemos este pequeño altar con todo nuestro cariño.

Hasta siempre Abel

Carmen, tu suegra

sábado, 3 de octubre de 2009

Renovación (33 meses)


"Quizás ahora te parezca imposible, pero con el tiempo , se supera incluso la muerte de la persona amada. Y llega el día en el que podés decir que la vida continúa y que te sentís feliz de estar vivo, sin necesidad de olvidar a quien ya no está" ( de "El camino de las lágrimas" de J. Bucay).
Ayer por la noche vinieron a cenar a casa mis mejores amigos: Santi y Montse, dos personas extraordinarias, dos seres hermosos que siempre están en las buenas y en las malas... bueno... en realidad así son los verdaderos amigos...
Me encontré un poco rara (como siempre) al recibirlos sola, sin Abel, pero al mismo tiempo me sentí muy contenta porque pude compartir mis momentos de risa y reflexión con personas que me quieren y que querían a Abel.
Supongo que él (Abel) estuvo presente en todo momento, sin embargo, ahora tengo sensaciones muy diferentes a hace 33 meses (e incluso menos)... comienza un nuevo proceso (creo yo): el de renovación.
En realidad, éste lo comencé a sentir desde que regresé de mi largo ( en cuestión de tiempo) viaje a México; nuevas expectativas, nuevas maneras de ver la vida y la muerte física, nuevos enfoques, nuevas esperanzas de que a pesar de la soledad puedo ser feliz y vivir en paz.
Para ser sincera todavía no lo logro... hoy sin ir mas lejos, he pensado mucho en Abel, en lo que me ha dejado su ausencia y en todo lo que me ha regalado su presencia en mi vida.
Las experiencias que se van viviendo se adhieren a las sensaciones y a las emociones y son las que provocan mi estado de ánimo.
Cierto es que estar en Casa Puebla con mi familia y mis amigos cada año me renueva, o mejor dicho, me llena de fuerza positiva para seguir adelante y al mismo tiempo reconocer lo que es mejor para mi vida.
Regresar después de dos meses me ha hecho pensar en lo que es la soledad y cómo afrontarla, en que cada día tenemos que renovar los pensamientos, las emociones, las ganas de vivir y la sonrisa ante la vida... cada día es día de renovación.
Físicamente Abel ya no está, pero puedo decir que lo siento muy, muy cerca...

jueves, 3 de septiembre de 2009

De nuevo en casa (32 meses)



De vuelta a casa... se me hace extraño decir de vuelta a casa cuando en realidad me alejo de la casa de mi infancia, mi pubertad y mi adolescencia...
En estas vacaciones allá en Puebla también me sentía muy bien, arropada por mi familia, abrazada, besada, escuchada... reía tanto que a veces acababa el día con dolor en las mejillas porque éstas ya no recordaban esos movimientos.
Cuando marché era “casa de mis papás”, cuando mi papá falleció era “casa de mi mamá” y ahora es “casa de mi mamá y de mi hermana Maura”. En esa casa, en ese hogar hay muchas fotos por todos sitios de Abel: en la sala, en el comedor, encima del piano y cómo no en la que ahora es mi habitación.
Supongo que también por eso me sentía bien, porque veía que Abel seguía siendo recordado, amado, y por qué no decirlo, también rezado por la familia que lo recibió como un verdadero: hijo, hermano, primo, sobrino. No era “Abel, el marido de Carmen”, era él: Abel...
En mi habitación mi mamá tiene colocadas un par de fotos de nuestras dos bodas, y ésta que especialmente me gusta y frente de ella una veladora para recordar que siempre puede volver a casa... o tal vez para que descanse en paz, como seguro lo está haciendo, o para recordarnos a nosotros mismos que hay alguien maravillosamente limpio de corazón y de espíritu que nos amó y nos cuida desde donde está.

El milagro de la vida nuevamente se abrió paso, un nuevo integrante de la familia me recuerda con su llanto y con su mirada aún perdida que la vida es bella y debo tener anhelo por seguir viviendo a pesar de todo.
Ahora veo que nuevos ojos la vida, y no es porque me haya operado de la vista, sino porque los ángeles que tenemos en el cielo especialmente acompañándonos nos han enviado este precioso, perfecto y querido ser para hacernos vibrar de emoción y sentir que vale la pena todo lo que se vive.
Estar en casa Puebla fue maravilloso, no me cansaré de repetir que la familia donde nací es muy bella, y qué decir de mi mamá y de mi hermana: dos seres extraordinarios.
Ahora puedo decir: "si, me mantuve feliz estos dos meses y seguiré porque así es como se debe vivir la vida".

Abel me ha enseñado mucho, yo diría que lo sigue haciendo, y ahora con mas serenidad, o mejor dicho con cierta serenidad puedo decir que comienzo a estar lista para vivir el milagro del amor.

lunes, 3 de agosto de 2009

Un recuerdo mas (31 meses)

Acabo de ir a ver Harry Potter y el misterio del príncipe mestizo... las personas que sigan el blog de Abel y no hayan tenido la oportunidad de leer el libro o de ver la película les sugiero que no sigan leyendo este post, porque voy a platicar un detalle revelador...
Cuando estaba leyendo el libro, Abel estaba en el hospital, cuando llegué a la parte donde Dumbledore es asesinado por Snape comencé a "lloriquear" ante semejante impresión.
Yo estaba sentada al lado de la cama de Abel y él estaba en silencio y en concentración total en algo; pero como siempre estaba pendiente de mi, su mirada se fijó en mi y me preguntó por qué estaba llorando; entonces le dije que no podía decirle porque él lo iba a saber cuando saliera la película; pero me dijo: "no, dímelo... que tal si no llego a ver la película..." me dio mucho sentimiento por lo que me dijo, senti como si me partieran en dos, pero como la mayoría de las veces fui valiente y logré tragarme ese dolor sofocante y sonreírle y al tiempo le dije lo que había sucedido.
Entonces me cerró el libro y me tomó hacia él en la cama, me abrazó y me dijo: "no te entristezcas, sólo es un libro, tal vez la escritora había decidido que ya era el momento de Dumbledore, sin embargo, la vida es así, cuando menos te lo esperas podemos marchar en cualquier momento, por eso debemos estar preparados espiritualmente para poder marchar con el menor peso posible en cuanto a lo material y con las mayores de nuestras acciones de aprendizaje y evolución del alma".
Al ver la película me llegó el flashback de Abel, sentí nuevamente mucha tristeza porque él no estaba a mi lado viendo la peli y comiendo palomitas combinadas con su coca-cola; mi corazón volvió a sentir ese vuelco que te rompe en millones de fragmentos; los recuerdos del hospital son muy dolorosos, quisiera que todos los que tengo de nuestra relación que fueron felices en casa o de vacaciones o sencillamente paseando con el atardecer fueran los únicos que prevalecieran, pero lamentablemente nuestros recuerdos no son selectivos; y aún así, siento que hay muchos detalles que no recuerdo o que mi mente bloqueó (pero eso es parte de otro post)...
Pero como él me dijo: "sólo es una película", intenté gozarla todo lo que pude y recordando con palomitas y un refresco de manzana aquellos dulces momentos con Abel.

viernes, 3 de julio de 2009

Nuestro décimo aniversario (30 meses)

Tres de julio... un día de alegría, un día de esperanza, un día radiante...
En 1999 Abel por fin decidía que conmigo quería emprender la gran aventura de Amar sin límites y sin temores.
Lo maravilloso de nuestro comienzo fue que estuvo muy bien plantado, Abel siempre me decía que era muy feliz porque nuestra relación era muy transparente y que no se podía imaginar que fuera de otra manera.
Paseábamos y platicábamos mucho, también permanecíamos largos momentos en silencio, contemplando desde nuestro balcón algo tan sencillo pero hermoso como el atardecer.
Cuando se levantaba antes de las seis de la mañana para meditar, me daba un beso para que también me despertara y viera la salida del sol.... gran espectáculo!!!...
Este tres de julio también me desperté para ver la salida del sol... no estaba Abel físicamente, pero sentía como me abrazaba y hasta pude sentir un beso en la mejilla... qué cosas verdad?!!!...así es el Amor cuando es atemporal, infinito, verdadero y espectacular como el que sentimos el uno por el otro!.

lunes, 29 de junio de 2009

29 de Junio de 1978



Hoy es el cumple de Abel...
En infinidad de ocasiones me he imaginado cómo estaría Abel hoy en día físicamente, ya que espiritualmente seguro sería muy grande, cada vez mas evolucionado.
Todas las experiencias vividas con él son las que me han hecho crecer un poco, a ver la muerte de otra manera, de romper con tabúes y miedos...
No puedo decir mas, estoy aturdida, un poco confusa, un poco triste, un poco melancólica...
Quería recordar algunas fotos de mi Gran Amor.
Feliz Cumpleaños Amor mío!

domingo, 21 de junio de 2009

Ordinary Miracle

Fue un milagro conocerte,

Fue un milagro amarte,

Fue un milagro acompañarte,

Fue un milagro despedirte.

Como cuando amanece,

como cuando atardece,

como cuando anochece.

Es un milagro el sentirte aquí,

es un milagro amarte como te amo,

es un milagro reir cuando hay tristeza,

es un milagro vivir mas allá de la muerte!



(Parar la música del Blog para escuchar esta canción)

sábado, 13 de junio de 2009

Te echo mucho de menos

Este tipo de fotos supongo que las verán muy seguido en el blog de Abel... y es que siempre que regresábamos de algún concierto o zarzuela nos hacíamos juntos una; en la intimidad de nuestro hogar; cuando nadie nos veía, cuando estábamos sólo él y yo... cuando ya podíamos compartir ese momento tan mágico únicamente para nosotros después de haber vivido otro aún mas intenso ...
El Jueves 11 lo eché aún mas de menos... y es que tuvimos un suculento concierto en la hermosísima sala Luz de Gas de Barcelona...
El relato del concierto es lo de menos -creo yo- lo que quiero compartir contigo, Abel, son las emociones y los sentimientos de esa noche.
Canté Bohème que tanto te gustaba, canté Pagliacci, aria que te ponía un poco nervioso por la velocidad con que la canto, no te hubiera gustado ver el dúo de Cavallería... Sergi me dió bastantes empujones; canté Gigantes y Cabezudos la cuál no la oíste en vida, te hubieras divertido con el Dúo de la Africana; me hubieras dicho que canté "correctamente" el Summertime y que el Dúo del Fantasma de la ópera es muy romántico... pero estoy segura que la que te hubiera hecho emocionarte mucho fue Con té partiró...
Hemos llorado mucho con esta canción, Andrés y yo la grabamos hace años como un experimento y también por placer...
Es una canción muy representiva para nosotros, a papá le gustaba mucho y se emocionaba hasta el punto de encerrarse en nuestra habitación a escuchar a sus hijos...
Ahora tiene aún mas -si cabe- significado en mi vida... el jueves la canté ¡¡sólo Dios sabe cómo!!!... contener las emociones cuando se ha tenido una experiencia tan dura sólo se logra canalizando el dolor y convertirlo en Amor Puro.
Eso es lo que hice Abel, amor mío... no pensé en ti porque tú estabas implícito en todas las notas de la canción y fue así como la cantaste conmigo, y hasta pude verte muy emocionado y sonriente con tus manos cruzadas sobre las piernas.
No puedo explicarte con exactitud y lujo de detalles lo que llegué a sentir, fueron muchas sensaciones; pero lo que si sé es que algo muy grande se movía dentro de mí y sensaciones contradictorias me invadían por completo.
Me sentía pletórica de alegría porque sentía la dicha de cantar y poder extraer de mí algo muy bueno que me hacía feliz y al mismo tiempo una gran tristeza y melancolía porque precisamente no podía contemplarte sonriente como aquellas funciones cuando estabas aquí.
Hoy me ha vencido el dolor y la tristeza... lo reconozco...
Te sigo echando de menos, tengo aún rabia por no verte crecer y hacerte adulto, por no haber logrado nuestro joven sueño de ser padres, por no poder compartir contigo todas mis experiencias durante la función, de ver siempre una butaca vacía, de llegar a casa y escuchar sólo silencio, de no poder hacer la foto tradicional después de una función...
Sé que el No Apego era casi tu lema, pero todavía no logro trascenderlo y hoy siento la necesidad de plasmar todas estas emociones aquí para ti.
Siempre me decías que escribiera y en eso te hago mucho caso (ya sabes que en otras cosas todavía soy bastante cabeza dura), no es fácil, también el hecho de ir escribiendo cuesta mucho y siguen saliendo lágrimas y sollozos, pero creo que mientras escribo voy expulsando mas veneno; y mi alma, espíritu y cuerpo se purifican un poco.
Esta canción que suena, sabes que me gusta mucho, me gusta mas en català (que es su versión original, ya que la compuso Lluís Llach), pero quise poner esta versión en castellano para compartirla con nuestra gente de México; la traducción no es exacta, pero es igual de bella... y tiene razón:
A veces cuando el sol declina, lo miras
Sabe y le pesa que si mengua, lo estimas
Llegamos tarde a veces
Sin conocer que, a veces,
Con un sencillo gesto, al fin,
Podria decirte que…
Sin màs, asi, me dejo que me dejes,
Asi, sin màs, te dejo que me dejes
Hice por ti un nido aqui en mi àrbol
Y una nube blanca
Colgada de una rama
Muy blanca… Muy blanca
Nosotros fundamos nuestro nido en un árbol muy grande, con las raíces muy profundas y este nido está en una rama muy alta, casi podría tocar el cielo... tal vez al lado de La Nube Blanca.
No importa las tempestades, no importa el calor intenso, no importan los fuertes vientos, ni tan siquiera los huracanes, porque nuestro nido lo aguanta todo.
Así que seguiré aquí, porque aquí te sigo viendo, aquí te sigo abrazando, aquí te sigo besando, aquí te sigo amando...aquí te seguiré esperando Abel!

miércoles, 3 de junio de 2009

AAA una nueva señal (29 meses)

"No todo es dolor"

Siempre hay más, mucho más que dolor en un duelo.
Hay por ejemplo cierto orgullo de llegar adonde nunca había estado.
Donde nunca pensé que llegaría a estar.
Hay en el acto de dejar atrás un poco de salir al encuentro.
Hay oculto en cada adiós un silencioso bienvenido.
Las despedidas son más un tema de la vida que de la muerte.
Porque en última instancia y desde el principio nuestra historia y la de todos es tan sólo una mezcla extraña de finales y principios.
Y lo sé porque otros que vivieron me contaron, porque otros que sufrieron primero crecieron después desde el dolor.
Muertes que parieron nuevas vidas, pérdidas que condujeron a encuentros y ausencias presentes que llenaron vidas vacías librándolas del martirio de presencias ausentes.
Es por eso que sé, que avanzo y que no estoy sola, que camino día y noche acompañada por muchos otros.
Otros que dejaron su marca en el sendero y que encontraron solamente caminando el sentido verdadero del camino recorrido. (Marta Bujó)

Esta foto nos la hicimos en un teatro de Manresa, yo cantaba "La del soto del parral" y creo que fue de las pocas veces que Abel y yo pisamos el escenario al mismo tiempo en ese momento.

Generalmente, Abel era muy discreto y siempre se mantenía en segundo plano, se sentía muy orgulloso de mí y al mismo tiempo se ponía muy nervioso; sudaba mucho y guardaba mas silencio del acostumbrado.

Este mes ha sido muy especial, por primera vez (y permítanme que hable de mí en primera persona) acepté cantar tres zarzuelas en un mismo mes. No suelo hacerlo porque me gusta dedicarle el tiempo necesario a cada una, pero como dos de ellas eran ya conocidas para mí, solo era necesario recordarlas y darles retoques para que las presentara con mas calidad que la última vez.

Y se preguntarán por qué decidí cantar las tres... no lo sé... en un principio pensé que no podría, poco después pensé que me había echado la soga al cuello, mas adelante sentí que me estaba volviendo loca, posteriormente la locura se estaba apoderando de mí y por fin encontré la razón del por qué seguía aún con vida...

El domingo 31 fue el último día de función; pocos días antes analizando mis personajes un escalofrío me invadió: el nombre de las tres mujeres comenzaban con A: Aurora, Amapola y Antonelli...

A de Abel... A de Amado... Existen las coincidencias? seguro que si... pero este no ha sido el caso.

Bien podría haber cantado otros personajes, con otros nombres, pero... por qué se dió el caso de estas tres protagonistas con A?.

Nuevamente una señal... una señal que me decía que podía hacerlo, que sigo siendo valiente, que sigo siendo leona, que sigo luchando, que sigue corriendo sangre por mis venas... que sigo viva.

Mis dos ángeles particulares me acompañaron en tales empresas, los pude sentir; la fuerza de la música me lo hacía saber; a través de las melodías podía escuchar a Abel tarareando y siguiéndome con la mirada como lo hacía desde la ahora butaca vacía; podía sentir muy cerca a mi papá aún cuando nunca me vió en una zarzuela aquí en España...

La vida tiene eso, pequeños detalles que son grandes regalos para el espíritu.

Gracias ángeles míos... me ha llegado este mensaje de Amor!!

martes, 2 de junio de 2009

In Memoriam: Amado Rivera Sierra

"20 de Noviembre de 2000.

Queridísima hija:

¿Cómo está la Alondra?. Supongo que bien y contenta porque va a cantar dos zarzuelas. Y parece que continúa enamorada.

La Alondra no debe preocuparse por su papá; su papá no anda llorando por los rincones como la zarzamora, ni tiene muchos remordimientos de conciencia, si se compara su comportamiento y sus razones con las de muchos otros papás. Claro que a pesar de lo que diga yo, tengo derecho cuando menos a mi tristeza cotidiana, de la cual no toda la culpa es mía. Yo espero, espero, espero que todo salga bien a todos en Cancún, Puebla o en España.

¿Qué otra cosa puedo hacer si cada uno de mis hijos está viviendo su propia vida y si además los amo tanto a los tres como nunca he amado a otras personas?.

Sé muy bien, como dice mi amigo, el poeta veracruzano, que "estoy entrando en la vejez" y eso no me preocupa, -¡imagínate!- en cortos diez años tendré casi sesenta, pero eso en lugar de ofuscarme me hacer ver con mayor claridad los acontecimientos familiares.

Hasta ahora gracias a Dios he continuado sano y esto es una gran fortuna para mí, pero también para mamá y mis hijos, porque no tienen mayor preocupación, si la hubiere, de un papá enfermo al que habrían que cuidar con esmero. Prometo hacer todo lo posible para que esto continúe así, y como ejemplo de ello te cuento que pude yo mismo desramar el pirul grande que estaba muy crecido, pero no lo hice, lo hicieron dos personas especialistas contratadas para ello, por temor desde luego ,a sufrir un accidente. Estas cosas son ahora las que puedo hacer por mí y por ustedes.

Ojalá que pronto, como tu hermano, me digas que te casas con tu gran amor Abel, de quien parece estás muy enamorada, y que como lo harías aquí, formes una familia y los dos al casarse sean independientes para lograr la felicidad que seguramente desean, esto significaría que se tienen mútua confianza para estar juntos.

Te quiero mucho con mis tres unidades: cuerpo, alma y espíritu.

Deseo tus triunfos en el arte, también en tu vida personal, pero eso desde hace cuatro años depende sobre todo de ti.

Un beso, un abrazo y una flor de tu papá que desde aquí siempre estará contigo".

Se podrán imaginar la inmensa alegría que sentí cuando por primera vez leí esta carta, y ahora con el paso del tiempo y los acontecimientos, la vorágine de emociones que resurgen como un brote de agua enmedio del desierto...

Mi papá si lloraba por sus hijos, pero lo hacía a solas... creo que de las pocas veces que lo hizo con testigos fue cuando me fue a despedir al aeropuerto para comenzar una vida aquí en España... recuerdo que me abrazó efusivamente y me dijo al oído: "lucha por tus ideales, pero si te sientes solita, no te preocupes que aquí te estaré esperando"...

No llegó a cumplir los sesenta que menciona en la carta... tampoco terminó de arreglar su casa, ni sus rosales, ni su huerta en Xochitlán como me lo contaba en muchas mas letras que me llegaban casi cada semana desde mi tierra... Se fue muy rápido... en quince días su cuerpo se cansó y su alma ascendió para reunirse con los otros sabios... porque lo era... era un hombre sabio...

Siempre le gustó la música española, sobre todo los pasos dobles y cuando me dieron la primera protagonista de una zarzuela se puso muy contento... me decía que aunque no sabía la historia de la zarzuela que iba a cantar, le parecía curioso que tratara de arrieros, pensaba que sería bonito imaginarse arrieros mexicanos como con los que convivía cuando iba su pueblo, subidos en sus caballos y recorriendo las calles empedradas... cuando él llegaba a Xochitlán cambiaba la gorra por su sombrero y muy orgulloso y elegante iba a saludar a sus amigos y a echar partidas de dominó hasta muy entrada la noche.

Yo no pude cuidarlo con esmero durante su enfermedad; no llegué a tiempo para despedirme de él y ahora pasados ocho años lo que puedo hacer es regalarle una parte de mí... creo que la mejor: mi voz.

Papacito, estos dúos te los regalo con todo mi corazón y aunque los días de estos conciertos sé que estuviste tomándome de la mano, quisiera compartirlo con todas las personas que puedan comprender el amor de una hija hacia su padre.

Hoy, dos de Junio de 2009 es el Octavo Año que Don Amado Rivera Sierra cambió de forma, supongo que en su momento, recibió con gran entusiasmo a su gran amigo Abel y es por eso que uso este espacio para recordarlos a ambos con todo mi amor.

sábado, 23 de mayo de 2009

Una amiga, una madre



Querido Abel,
Ha pasado el día de la madre aquí en México... una vez más lo he pasado sin ustedes... no me quejo porque Mauri está conmigo, pero siempre se extraña a los seres que forman parte de uno.
Tú fuiste mi hijo más pequeño y creo que hasta el último día de mi vida, te extrañaré y pensaré en ti como en un ser maravilloso; claro como el agua de un lago, tan limpio como una tarde después de que cae la lluvia.
Yo se que desde donde estás también te acordaste de mí en el día de las madres... ¡gracias! ...sólo recibí de ti cariño y atenciones.
Tengo muchas cosas por las cuales darle gracias a la vida, pero el haberte conocido ha sido uno de los momentos más bellos de mi vida, al recordarte es como recordar un concierto de Andrés o la primera vez que vi a Carmelita, tu esposa, en una zarzuela o cuando vi tocar a Mauri el piano, son momentos que llenan mi vida y estarán presentes en mí hasta el día que también parta de este lugar, en el cual viví momentos maravillosos y también tristes; la muerte de mis padres, de mi querido Amado y la tuya, pero se que algún día los veré a todos ustedes si es que Dios me permite acercarme a El.
Pronto te escribiré nuevamente querido Abel.
Hasta pronto
Mary Carmen

domingo, 17 de mayo de 2009

Un mensaje de Amor

Este mensaje y el Ave María fueron dedicados a todos los afectados por el Terrremoto en Italia, especialmente a los niños.

Quisiera compartir con ustedes y en especial pensando en mi Amadísimo Abel, porque estoy segura que a él le encantaría (de hecho le encanta) compartir conmigo los sábados a partir de las nueve de la noche en la Rai este magnífico programa de "Ti lascio una canzone"... participan niños... me recuerdan tanto a mis niños y sobre todo a David...

Espero que los haga emocionarse como a mi.

(parar la música del blog para escuchar a Gianluca)

sábado, 9 de mayo de 2009

Sabadell, 3 de Mayo de 2009


"Hola Carmen!

Hace tiempo que quería escribirte y agradecerte la felicitación que nos enviaste por Navidad con la imagen de Abel. Me hizo mucha ilusión, pues es un bonito recuerdo y una forma mas de tenerlo presente.

Si te digo la verdad, me acuerdo mucho de él, y me consta que lo mismo le sucede al resto de sus alumnos y alumnas, pues fué una persona que dejó huella y que aún hoy nos acompaña en muchos momentos. Personalmente, aún escucho la cinta de Mantras que nos proporcionó y recuerdo sus clases con añoranza porque sus enseñanzas iban mas allá del Yoga; transmitía valores, paz y serenidad. Con él descubrí un nuevo camino para avanzar como persona; de hecho me hizo ser mejor y creo que su energía aún nos acompaña a aquellos que le conocíamos, especialmente a ti, mucho mas cercana a él.

Te deseo lo mejor. Un fuerte abrazo con todo mi cariño.

Gracias

Paquita"
Esta preciosa carta la recíbí un día después del 28º mes de la partida de Abel... me conmovió a tal grado que las lágrimas salían mientras iba leyendo estas líneas.
Muchas veces he pensado (con rabia, lo reconozco) que la gente poco a poco se va olvidando de Abel, que no han sabido reconocer su labor humanitaria y que han pasado página... ¡qué equivocación!... estamos aprendiendo a saber vivir con su ausencia y también a dejarlo que siga haciendo su labor de manera interna.
El ego es muy tramposo, y acepto que es una parte débil de mi persona... a veces me gustaría que se erigiera una gran estatua en su honor; pero me corrijo pensando y sobre todo sintiendo que eso no importa, que eso es lo de menos... que lo realmente importante es la labor sutil y diáfana que realizó a través de sus cortos pero fructíferos 28 años, 6 meses y 5 días.
Esta carta es una gran muestra de ello.
Había días que desconectaba el teléfono y me decía: "cariño, voy a grabar una sesión terapéutica para una alumna, por favor necesito silencio absoluto"... y se encerraba en su estudio, ponía música relajante y lo escuchaba por detrás de la puerta cómo iba, con su serena voz grabando la sesión... Nunca iba leyendo un libreto, sencillamente, con su sabiduría y su impresionante inspiración e imaginación lograba concretizar el objetivo. Las palabras le fluían como si eso lo hubiera hecho desde hacía mas de mil años... era... es un alma antigua...
Recuerdo cómo preparaba sus clases con mucha emoción y pasión; estaba en un aprendizaje contínuo, siempre investigando, concretando ideas para sus alumnas y alumnos; buscando recetas de flores de Bach para las alumnas que se acercaban a consultarle algún problema. Aún teniendo el tiempo muy calculado para sus clases debido a su éxito en todo Sabadell dando clases en mas de diez sitios, entre Clubes privados, Centros Cívicos y Asociaciones de vecinos siempre buscaba un huequecito para ayudar a quien le pedia ayuda o consejo... me gustaba contemplarlo dando consejos a personas de la Tercera de Edad, quienes aún con las experiencias vividas, buscaban en ese jovensísimo Instructor de Yoga un alivio a sus dolores sintomáticos o del alma...
Abel fue muy grande... es muy grande... sigue acompañándonos y marcando nuestra vida, intentamos por todos los medios de ser mejores, de vivir - aunque a veces sea de puntitas- pero creciendo como seres humanos e ir evolucionando desde lo mas profundo e intemporal.
Bien, este es otra parte de mis recuerdos vividos con Abel, su vida la llevó siempre de manera muy sencilla, y como dijo Gandhi, porque "viviendo de manera sencilla, sencillamente se puede vivir".(o algo así).

domingo, 3 de mayo de 2009

"Afrontar firmemente lo desconocido" (28 meses)

"En muchos relatos de iniciación, la búsqueda de lo que está mas allá de la muerte se describe con la figura del héroe que cruza los procelosos mares, sube a una montaña imposible, se enfrenta a los dragones y combate con los ejércitos de los que personifican las fuerzas del mal. En cada una de estas imágenes, arriesgamos la vida que hemos conocido para descubrir algo nuevo.
Tal vez sean sobrecogedoras porque los territorios sin cartografiar de la iniciación se abren ante nosotros sólo en la medida en que dirigimos valientemente todo nuestro ser hacia ella. Al tener la voluntad de afrontar lo desconocido, brindamos confianza a un gran propósito vital. Entonces, deberemos aventurarnos a dónde nos lleve el viaje, a pesar de la oscuridad, a pesar del temblor de nuestros corazones.
Afrontar firmemente lo desconocido exige la ayuda de la práctica o del ritual a los que nos hemos confiado.
(...) El encuentro con la muerte puede adoptar múltiples formas(...) En el proceso natural de nuestras vidas cotidianas, la enfermedad o el parto pueden ponernos cara a cara con la muerte, transformando la vida que sigue(...) En la iniciación nos damos nacimiento a nosotros mismos(...).
Cada iniciación ofrece una prueba en la que se nos pide que abandonemos lo viejo y nos abramos a una gran visión. A veces una iniciación se produce privadamente, y en ocasiones nos exige que entremos en un ritual colectivo de transformación, para abordar un acto público de valor." (del libro "Después del éxtasis, la colada" de Jack Kornfield).

Este libro, como ya lo he dicho en alguna otra ocasión es muy especial para mi, porque fue el último que estaba leyendo Abel, el que dejó inconcluso en su mesita del hospital...

Un día, lo fue a visitar nuestro padrino de Boda, Abel lo tenía en alta estima porque es una persona muy sabia; de hecho, Abel lo escogió porque precisamente para Abel, Josep era el mejor consejero espiritual que podríamos tener en casos de emergencia o en momento apacibles.

Cuando vió este libro en la habitación 701 de la Vall d'Hebrón, le preguntó a Abel de qué trataba... recuerdo perfectamente, como si hubiera sido hoy mismo, la sonrisa de Abel y como se le iluminó la cara y comenzó a explicarle a grandes rasgos lo que estaba leyendo.

Abel tenía mucha curiosidad por ir descubriendo las páginas de este libro, pero desgraciadamente su vista se cansaba muy pronto debido a las trombosis y que no podía enfocar muy bien; así que iba muy poquito a poco. Yo le insistía en si quería que le leyera en voz alta, pero siempre fue muy discreto y no quería llamar la atención y sobre todo no quería molestar a su compañero de habitación.

... Abel me dijo: "es que es verdad... ¿qué pasará después del éxtasis de la iluminación?, ¿cuál será la vida normal de estos seres?, ¿ya no hay mucho que hacer mas que la colada?"... sonreía y se quedaba en silencio para reflexionar... su mirada se quedaba fijamente quieta y la mía clavada en él, esperando que mi héroe, aquel ser que estaba cruzando los procelosos mares, que estaba subiendo la montaña imposible, que se enfrentaba a los dragones y que combatía contra los ejércitos que personificaban las fuerzas del mal encontrara la paz que necesitaba su alma fuera cual fuera su camino y su forma.

domingo, 19 de abril de 2009

Fe, cuestión de creer

La palabra Fe proviene del latín FIDES, que significa Creer. Fe es aceptar la palabra de otro, entendiéndola y confiando que es honesto y por lo tanto que su palabra es veraz.
El motivo básico de toda fe es la autoridad ( el derecho de ser creído) de aquel a quien se cree. Este reconocimiento de autoridad ocurre cuando se acepta que el o ella tiene conocimiento sobre lo que dice y posee integridad de manera que no engaña.
La Fe es una virtud, junto con la esperanza y la caridad , según la Teología Cristiana.

En los Evangelios creer es conocer bien, amar y seguir de verdad a Jesús de Nazaret.

Creer es tener la certeza de que “algo” es verdadero aunque no se vea, ni se toque, ni se huela.
Recuerdo que esta pregunta nos la hizo nuestro catequista, el Padre Rafael, y después de escuchar algunas respuestas el nos dijo: Creer es amar.
“Les voy a hacer otra pregunta: tú Carmelita, ¿podrías describirme qué es el Amor?... a lo que nos quedamos pensando... él nos volvió a decir: “no podemos describirlo, pero si podemos sentirlo a través de nuestros padres, de nuestros hermanos, de nuestros abuelitos... el que no lo podamos ver no quiere decir que no exista... está ahí, y mediante acciones es que lo podemos dar y recibir”.
Por eso, intento corregir el hábito de contestar “creo que si” a manera de duda cuando no estoy segura de algo.
Así pues, creer y tener fe van indudablemente unidas.
Para mi, el creer y tener fe son el amor mismo, pero no el amor como una emoción, sino como un sentimiento profundo que va mas allá de nuestro nacer, es la esencia de la vida y la muerte misma.
Tal vez también podría caer en el consuelo de que creer en algo me ayuda a sentirme mejor, por ejemplo, ante la pérdida física de Abel.
Es decir, yo creo firmemente que la partida física de Abel ha sido sólo eso. Me siento reconfortada en creer que Abel no sólo es materia; sino que la esencia de Abel - aunque ahora no sea Abel propiamente dicho- está pululando por nuestro plano, auxiliándonos para evolucionar.
Nadie me lo ha enseñado, no es nada material, pero es lo que puedo sentir a través de todo cuanto me rodea: los almendros llenos de flores, el sol que comienza a salir tímidamente en un día de Primavera, en las ganas que tengo de seguir viviendo con la mayor alegría posible, en amar a pesar de todo a mi prójimo, en tener Ecuanimidad ante las situaciones adversas.
Nadie me puede decir que estoy equivocada, porque es cuestión de fe... cuestión de creer...
A veces pienso que ciertas cosas me van pasando porque son señales de Abel, no lo puedo comprobar, pero es una manera de sentirme aliviada ante el dolor de la pérdida que todavía está latente en mi vida cotidiana. Creo que se dio el milagro con Abel... que mejorar su vida no era la continuidad de ésta en el plano terrenal, sino que la evolución de su alma había llegado al aprendizaje mundano y que debía seguir en otro plano... ¿Quién me puede decir que eso es mentira?... nadie... ¿quién me puede decir que eso es verdad?... nadie... sin embargo, esta es la Fe que nos ayuda a las personas que hemos perdido a alguien extraordinario.
Abel (en vida) y yo fuimos de la mano evolucionando paulatinamente en algunos detalles de nuestra vida, y ahora lo seguimos haciendo sólo que en planos diferentes... a mí me falta mucho por aprender... sigo en el camino de conocer y crecer; y el hecho de estar sola físicamente no es un impedimento para sentir el amor de Abel.
Porque el Amor ni se ve ni se toca, pero si se siente y cuando siento paz en mi corazón, cuando siento la serenidad para encarar situaciones con paciencia y amor, él está presente.

Un gran amigo me dijo hace poco que “debes saber que, tú eres la principal responsable de tu fortaleza, de tu gran espiritualidad; aunque sientas que Abel está contigo, si tú no estuvieras preparada, no tendrías esta evolución, por mucha ayuda espiritual externa que quieras tener”...es muy cierto... Abel siempre me decía al regresar de sus clases “yo sólo siembro la semilla, pero es necesario que la tierra sea buena para recoger los frutos”...
Cada día me maravillo mas de lo inmensurable que puede ser el Amor...
Ayer hablando con mi mamá retomamos el hecho de la gran fortuna que tuve de que el camino de Abel y el mío se cruzaran... Creo que el plan previsto para nosotros era conocernos, enamorarnos, sentirnos uno parte del otro, experimentar tantas situaciones lindas y alegres y padecer la Leucemia juntos.
Mi mami siempre me está recordando que él también fue afortunado en conocerme... creo que yo lo fui mas, pero reconozco que echando la vista atrás en ocasiones me impresiono de lo fuerte que fui durante la enfermedad de Abel; a veces me pongo a pensar en cómo, acabándome de sacar el carnet de conducir y llevando la pena en el alma no me estampé contra un muro de contención en la autopista, cómo pude tener la cabeza en su sitio para continuar trabajando en la escuela y mantener el equilibrio emocional (ya que siendo profesora de Música de niños se me mueven muchas fibras sensibles), cómo mantuve la ecuanimidad durante un año y medio... cuestión de Fe...

Nuestra Fe estaba basada en los hechos, en la vida misma, en lo que segundo a segundo íbamos viviendo y experimentando; nadie nos podía decir con certeza que el cuerpo de Abel triunfaría ante la Leucemia, al contrario y sin embargo, nunca nos abatimos, nunca tiramos la toalla, nunca renegamos, siempre buscamos soluciones... cuestión de Fe...
Tenía fe en que lo que estaba viviendo Abel era una situación para ambos crecer, para aprender mas sobre a vida y la muerte; porque a pesar de todo él seguiría viviendo porque tenía mucho que ofrecer al mundo... porque el milagro en el que yo creía era que siguiera viviendo; para mi no era una “prueba”, no... era un medio para evolucionar; porque muchas veces me han dicho “Dios envía las pruebas a quien puede soportarlas”... francamente estaba (y sigo estando) cansada de esta frase... pienso que no... en esos momentos creía que la enfermedad de Abel era una especie de limpieza de su cuerpo porque su alma era tan y tan grande que el cuerpo le quedaba pequeño y sucio... el milagro se realizó... sólo que según lo planeado y no según lo que yo quería...
Abel siempre nos estaba hablando sobre el “No Apego” y ¡qué lección Abel!... ¡fuiste el primero en dar ejemplo!...

Al final, siento que su alma ya no estaba a gusto con ese cuerpo maltrecho por tanta porquería que le hicieron y metieron, era demasiado denso para ella... en su espíritu estaba todo en orden y era momento de seguir por otro rumbo...creo que así fue... ¿cuestión de fe?... tal vez, pero a eso me aferro porque es lo que me deja un poco tranquila ante las preguntas que me dan vueltas en la cabeza. Voy encontrando cierta paz en mi espíritu... son frases repetitivas, pero ahora me las digo una y mil veces para convencerme de que así es y creer de una vez por todas que Abel sólo marchó físicamente y que sigue con nosotros de un modo mas sutil, pero mas profundo.

sábado, 18 de abril de 2009

"El espíritu" (según Leonard Boff)

"Para entender lo que es espíritu debemos superar la comprensión clásica y la moderna y valorizar la contemporánea.
La clásica dice: el espíritu es un principio sustancial, al lado de otro principio material, el cuerpo. Espíritu sería la parte inmortal, inteligente, con capacidad de trascendencia. Convive un determinado tiempo con la otra parte, mortal, opaca y pesada. La muerte separa una parte de la otra, con destinos diferentes: el espíritu para el más allá, la eternidad, y el cuerpo para el más acá, el polvo cósmico. Esta visión es dualista y no explica la experiencia de unidad que vivimos. Somos un todo complejo y no la suma de partes.
La concepción moderna dice: el espíritu no es una sustancia, sino el modo de ser propio del ser humano, cuya esencia es la libertad. Seguramente somos seres de libertad porque plasmamos la vida y el mundo, pero el espíritu no es exclusivo del ser humano ni puede ser desconectado del proceso evolutivo. Pertenece al cuadro cosmológico. Es la expresión más alta de la vida, sustentada a su vez por el resto del universo.
La concepción contemporánea, fruto de la nueva cosmología, dice: el espíritu posee la misma antigüedad que el universo. Antes de estar en nosotros está en el cosmos. Espíritu es la capacidad de inter-relación que todas las cosas guardan entre sí. Forma urdimbres relacionales cada vez más complejas, generando unidades siempre más altas. Cuando los dos primeros topquarks* comenzaron a relacionarse y a formar un campo relacional, allí estaba naciendo el espíritu. El universo está lleno de espíritu porque es reactivo, panrelacional y auto-organizativo. En cierto grado, todos los seres participan del espíritu. La diferencia entre el espíritu de la montaña y el del ser humano no es de principio sino de grado. El principio funciona en ambos, pero de forma diferente.
La singularidad del espíritu humano es ser reflexivo y autoconsciente. Por el espíritu nos sentimos insertados en el Todo a partir de una parte que es el cuerpo animado y, por eso, portador de la mente. En el nivel reflejo, espíritu significa subjetividad que se abre al otro, se comunica y así se autotrasciende, gestando una comunión abierta, hasta con la suprema Alteridad.
Definiendo: vida consciente, abierta al Todo, libre, creativa, marcada por la amorosidad y el cuidado, eso es concretamente el espíritu humano.
Si espíritu es relación y vida, su opuesto no es materia y cuerpo, sino muerte y ausencia de relación. Pertenece también al espíritu el deseo de encapsularse y rechazar la comunicación con el otro. Pero nunca lo consigue totalmente porque vivir es forzosamente con-vivir. Aun negándose, no puede dejar de estar conectado y de conectarse.
Esta comprensión nos hace conscientes del vínculo que liga y religa todas las cosas. Todo está envuelto en el inmenso proceso complejísimo de la evolución, atravesado en todas las etapas por el espíritu que emerge, cada vez, bajo formas diferentes, inconsciente en unas y consciente en otras.
En esta acepción, espiritualidad es toda actitud y actividad que favorece la relación, la vida, la comunión, la subjetividad y la trascendencia rumbo a horizontes cada vez más abiertos. Al final, espiritualidad no es pensar en Dios sino sentir a Dios como el Vínculo que pasa a través de todos los seres, interconectándolos y constituyéndonos, a nosotros y al cosmos."
(*)El quark cima o Quark Top en inglés, es una partícula elemental que pertenece a la tercera generación de quarks. Tiene una carga eléctrica igual a +⅔ de la carga elemental y un spin de ½, con lo cual es un fermión y cumple el principio de exclusión de Pauli. Como los demás quarks los quarks cima sienten la interacción fuerte y tienen carga de color, así mismo el antiquark cima tiene carga de anticolor.
Es el más masivo de los quarks, tan masivo como los
núcleos de oro. Debido a su inmensa masa, para ser una partícula elemental, es una partícula muy inestable, que decae en menos de un yoctosegundo, con lo que no tiene ni tiempo para formar hadrones con otros quarks (éste proceso se llama hadronización). Los científicos esperan gracias a éste hecho el poder observar y medir las propiedades de un quark aislado.

viernes, 3 de abril de 2009

Carta sentida (27 meses)

He dejado pasar algunos días para poder tranquilizar mi corazón; he tenido una nueva experiencia y desgraciadamente no ha sido muy positiva y el recuento de ella ha sido muy dolorosa... creo que es de las pocas veces que escribo líneas tan sentidas; pero creo que también es necesario para mí sacar lo sucio que llevo dentro... es una manera de hacer limpieza y como se dice: "a fondo".
Si me permiten, no me dirigiré a ustedes como generalmente lo hago, esta vez, este post va dirigido a mi amado Abel, con quien hablo cada día, pero en esta ocasión tomé lápiz y papel porque parece ser que cuando lo escribo hago una especie de terapia... de hecho Abel siempre me recomendaba escribir cuando me surgía un problema o cuando me sentía feliz o cuando me sentía abatida...
"Mi amado Abel:
Nuevamente la rabia y el desasosiego me invadió. Yo sé que no te agrada verme en esta situación, pero como buen ser humano que soy, tengo debilidades (muchas mas que otras personas) y hoy me he sentido abatida, llena de rabia y creo que hasta de odio...
¿Recuerdas a Ana? la doctora que intentó ayudarnos por todos los medios para que te trasladaran al Hospital Clínic? pues después de todo este tiempo me la encontré en la escuela; sabía que tarde o temprano sucedería, pero no pensé que me doliera tanto... en un instante regresé a aquellos días de lucha contínua, de preocupaciones, de angustias y de llantos controlados.
Ya el sólo encuentro me dio un vuelco al corazón, y para rematar me dijo que lo sentía muchísimo; que ella hizo todo lo posible por ayudarte, pero que los médicos estaban reacios al conocer tu historial, que ya sabían "del caso del rebelde de la planta 7 de Vall d'Hebrón", que al tener una lista larguísima de pacientes, ellos apoyaban mas a los pacientes que "iban a por todas"... ¡Dios!¡¿ quiénes son ellos para decidir a quien le brindan la oportunidad de luchar por seguir viviendo?!... ¡¿cómo podían saber que tú no ibas a por todas?!...
Nuevamente me llené de rabia al pensar que no hicieron todo lo posible por salvarte... estos pensamientos los tuve desde el principio... la manera de tratarte, de verte como un número y una línea en la estadística... así lo sentíamos tú y yo desde que entramos en el Hospital y cada vez estoy mas de acuerdo con el Doctor Siegel...
Creo que el único con humanidad fue el Dr. Zuazu, con quien estrechaste lazos y tuviste confianza y reconocimiento; no sólo como profesional, sino también como persona.
¡Dios! esa impotencia llegó a mí nuevamente de golpe, ese dolor ardiente que quemaba mi corazón en esos días al ver que te veían como un bicho raro y no respetaban tu filosofía de vida... según su parecer, equivocado o no, era tu vida y tú eras el que sufría todo y ellos fríamente te trataban como si fueras un "caso raro en un millón" como te dijo Callís: "de tu tipo de leucemia en todos mis años de especialista he tenido otro caso solamente..."
No obstante, a pesar de toda esta desconfianza que les tengo a los alópatas sigo pensando que hice todo lo que estuvo en mis manos respetando siempre tu voluntad, aún echándome encima a los de "bata blanca" como les decías.
Lamentablemente nuestras experiencias con ellos no han sido muy agradables... sigo recordando (aunque quisiera no hacerlo) también la manera en cómo trataron a mi papito y cómo, dentro de este mundo, aún hay ángeles terrenales como el Dr. Pirrón, quien lo trató de la manera mas humana y cariñosa que podía existir en la relación médico-paciente.
Recuerdo la forma de cómo el Dr. Zuazu se sentaba en tu cama y platicaba contigo hasta el momento de salirme de la habitación... después me platicabas acerca de lo que habían hablado y hasta reído... siempre fue muy dulce; tal vez eso fue lo que mas agradeciste de ese médico.
Ahora no sé qué reacción tendría si me encontrara a "la bruja de Narnya" (ya sabes a quién me refiero); ella también te trató muy duramente... tal vez no le diría nada porque no suelo ofender, pero en mi corazón todavía existe una profunda rabia hacia ella que quisiera canalizar porque no sirve para nada tener este tipo de resentimientos.
Vagamente recuerdo que fue a verme cuando acababas de marchar, pero supongo que estaba yo en shock porque lo único que recuerdo es que hasta en esos momentos me echó en cara idioteces como la que fue a buscarme antes y no estaba, sin saber que lo que estaba haciendo era arreglar toda tu documentación... tengo duda de qué le dije; pero lo que si recuerdo es que Callís no se apareció.
Hermoso Abel, todavía tengo muchas emociones pendientes con respecto a otras personas; sin embargo, tengo cierta paz y serenidad porque a pesar de todo y de muchas personas y agentes externos, tú y yo sabíamos que éramos valientes para afrontar esa maldita enfermedad. Sólo tú y yo sabemos lo que vivimos juntos, así que lo que me resta decirte en esta ocasión es que espero que estés orgulloso de la mujer que estuvo contigo estos años; yo si estoy muy orgullosa de ti, sigo estándolo porque eres grande, porque eres omnipresente, porque siento cómo me tomas de la mano muy fuerte para seguir adelante aunque vaya sola".
Semi ni mostazogta Abel!

Hoy he sacado el veneno... ya no duele tanto... la cicatriz seguirá ahí... esa no desaprece, pero creo que poco a poco la herida ya no sangrará y sólo me conformo con ir limpiando mi corazón de estos sentimientos tan negativos que en lugar de sumar, restan energía pura a mi roto espíritu.

Creo que también es bueno de tanto en tanto desfogar las emociones porque sino, sería un olla a presión y todo se desbordaría... poco a poco... como siempre me decía Abel: "aunque amanezca el día nublado, siempre sale el sol".

sábado, 21 de marzo de 2009

Nuevamente ¡Ya es Primavera!

"La sensibilidad implica ser sensible a todo lo que nos rodea: a las plantas, a los animales, a los árboles, al cielo, a las aguas del río, al pájaro que vuela; y también a los estados de ánimo de las personas a nuestro alrededor, al extraño que pasa cerca de nosotros. Esta sensiblidad genera la cualidad de una respuesta generosa, no calculada, que constituye la verdadera moralidad y conducta. Siendo sensible, el niño tendrá una conducta abierta y sin reservas, por lo tanto, una simple sugerencia por parte del maestro será aceptada fácilmente, sin resistencia ni fricción alguna.
Como estamos interesados en el desarrollo total del ser humano, debemos comprender sus impulsos emocionales, que son mucho mas fuertes que cualquier razonamiento intelectual; tenemos que cultivar la capacidad emocional y no contribuir a reprimirla. Cuando comprendemos esto y, por consiguiente, seamos capaces de tratar tanto con los problemas emocionales como con los intelectuales, no habrá ninguna razón para temer abordarlos.
Para el desarrollo total del ser humano, se vuelve indispensable la soledad, como un medio para cultivar la sensibilidad. Uno tiene que saber lo que es estar solo, lo que es meditar, lo que es morir; y las implicaciones de la soledad, de la meditación, de la muerte, sólo pueden ser conocidas si uno las anhela. Estas implicaciones no pueden ser enseñadas, tienen que ser aprendidas. Uno puede indicar, pero aprender a base de lo indicado no es experimentar la soledad o la meditación. Para experimentarlas, uno debe hallarse en un estado de investigación; sólo una mente que investiga es capaz de aprender. Pero cuando la investigación es suprimida por el conocimiento previo o por la autoridad y la experiencia de otro, el aprender se vuelve mera imitación, y la imitación hace que un ser humano repita lo aprendido sin experimentarlo." (del libro "El arte de vivir" de Krishnamurti).
Nuevamente la inspiración me llevó a abrir este libro en la página donde aparecen estas frases... son tan parecidas a lo que me decía Abel!!. Y no me extraña, Abel comenzó su aprendizaje y su introspección con Krishnamurti, algo que les sorprendió a todas las personas con las que convivía y con las que conversaba sobre estos temas, porque lo veían demasiado joven para comprender las frases tan rebuscadas de este personaje.
Sin embargo, Abel siempre mantuvo su interés por el conocimiento interno, la observación sobre uno mismo y el experimentar constantemente acerca de todos los detalles de la vida y mas allá... Leer estos libros para él era un despertar a algo que él ya conocía pero que todavía no era totalmente sabido por su conciencia... por eso sigo preguntándome acerca de si la reencarnación existe...
Abel buscaba mucho la soledad como un medio para observar, experimentar, preguntar y responder... esa introspección y esa búsqueda interna lo llevaba a pasar horas y horas en completo silencio y soledad, incluso mucho antes de su enfermedad... era un eterno buscador de experiencias.
Creo que uno de los detalles que mas me admiró de él (a pesar de ser yo en ese entonces muy parlanchina) era su capacidad de silencio y contemplación. Cuando lo conocí (como ya lo he dicho en otras ocasiones) dijo técnicamente una sola palabra en las mas de cuatro horas que estuvimos conviviendo... me maravilló, sencillamente fue como una especie de encantamiento que me hizo y que después, al despertar reaccioné sintiendo que era el Amor de mi vida... y no me equivoqué.
Ya en casa también buscaba sus propios espacios para conectar con su Yo y eso también me encantaba y por supuesto se lo respetaba. Me enamoré de él por ser como era y quiero decir (con toda la humildad del mundo) que en ningún momento intenté cambiar su esencia; ya que fue eso precisamente lo que me hizo amarlo desde el primer día que mis ojos se posaron en su hermosa figura.
Cuando venía el buen tiempo, cuando por fin llegaba la Primavera nos íbamos al Parc Catalunya con un libro bajo el brazo, nos sentábamos frente al lago y comenzábamos nuestras lecturas que nos llevaban por caminos insospechados... qué experiencias tan inolvidables!... el sol era nuestro eterno compañero, de repente el graznido de un pato rompía nuestro propio silencio y nos mirábamos mutuamente rompiendo en una discreta risa... todos estos detalles me gusta recordarlos y creo que cada vez los recuerdo sin tanta añoranza, es decir, sin dolor de por medio por el sentimiento de la pérdida. Los recuerdo puros, sin un atisbo de tristeza; los recuerdo como fueron: lindos, tiernos, serenos, apacibles...
Muchas personas me han comentado que tenía una mirada muy serena...y si... era una mirada que nos envolvía a todos los que convivíamos con él de una manera muy especial; era como si sus ojos irradiaran esa paz y esa belleza espiritual que llevaba por dentro; era toda luz, y sigue siendo aunque en otra forma.
Sigue en silencio, sigue en soledad y sin embargo, lo siento muy cercano, su energía me envuelve y me siento protegida, acompañada.
Las personas que no lo conocieron personalmente no sé si pueden llegar a imaginarse lo hermoso que era el silencio de Abel, lo excepcional que era verlo en soledad sin que él se diera cuenta, lo maravilloso que era para mí contemplarlo con un libro en la mano sentado en su estudio con el sol acariciándole suavemente la piel en un día de Primavera... aún enfermo siguió la búsqueda, siguió experimentando mas que nunca; sensible a la soledad, sensible a la meditación e incluso, sensible a la propia muerte.

viernes, 13 de marzo de 2009

Poderes Extraños

"Inspiración y percepción"
Si el cerebro produce pensamientos y éstos son el resultado de información almacenada dentro de las neuronas, ¿cómo alguien puede haber tenido alguna vez una idea nueva?¿por qué no estamos combinando y volviendo a combinar antiguas informaciones?. Los nuevos pensamientos nos llegan de la mente, no del cerebro, y de los más originales se dice que están inspirados. A nivel personal, ver alguna cosa nueva de nosotros mismos se llama una Percepción. Cuando nos sentimos inspirados, se hallan involucrados algo mas que pensamientos ordinarios, hay un sentimiento edificante, como de abrirse paso de repente, caen los límites y por un momento se siente un destello de liberación. Si la inspiración es lo suficientemente poderosa, toda nuestra vida puede cambiar, porque hay percepciones tan potentes que pueden variar en un instante años enteros de comportamiento según unos modelos.
(...) Si miramos debajo de la superficie, nos encontraremos con dos capas mas profundas en cualquier incidente. La primera es psicológica y la segunda que es la espiritual.
La percepción es una cosa, pero el impulso de encontrarla es otra. (...) ¿Debemos aceptar que durante un incidente puede ser cualquier acontecimiento aleatorio en la vida o es una capa mas profunda del ego la que proporciona la situación que abre una puerta?.
Yo creo que los acontecimientos de la vida no se desvelan al azar, aunque nuestro punto de vista materialista pudiera insisitir en que sí, pero todos hemos reflejado puntos decisivos en nuestra vida y hemos visto, algunas veces con desconcierto o asombro, que las lecciones ha aparecido en nuestro camino en el momento exacto en que las necesitábamos.
En una palabra, alguna inteligencia escondida parece saber cómo y cuándo debe transformarnos, a menudo cuando menos lo esperamos. Por su naturaleza, la inspiración transforma -aporta espíritu- , y ningún modelo del cerebro ha podido explicar de qué modo un grupo de neuronas podría transformarse a sí mismo. (...) La inspiración es el ejemplo perfecto de cómo funciona el nivel invisible de la realidad. Dar todo aquello que se necesite. Puede que una persona no esté preparada para aceptar la percepción y, por lo tanto, perderá una oportunidad de transformación, pero ésta no es la cuestión esencial. La mente es más grande que cualquier individuo; no es un ordenador, es una inteligencia viva que evoluciona y por ello se necesita una nueva percepción.
(...) En cada nivel, estar inspirado es un paso hacia una mayor liberación, y liberación es elección. Las células que evolucionaron para convertirse en plantas, flores y árboles lo hicieron a partir de las algas verdeazuladas, pero al mismo tiempo el nivel inferior de evolución continuaba existiendo mientras servían al entorno.
En el momento de la percepción, se produce un ¡eureka! que nos abre nuevas posibilidades.(...) la lucha sin fin para obtener placeres y evitar el dolor nunca terminará mientras estemos apegados a las necesidades de nuestro ego, porque el egoísmo y la inseguridad del ego nunca se curan por sí mismos, por lo que siempre queda otra batalla que librar.
(...) El hecho de que una gran parte de la humanidad more aún en la ignorancia originando todo tipo de sufrimiento nos devuelve a determinados niveles de conciencia. En el campo de la mente hay libertad y desapego y elegimos a cuál de ellos adherirnos; cada persona establece sus propios límites, y los atraviesa cuando siente el impulso evolutivo.
Todo nosotros hemos conocido personas que les falta percepción para encontrar la evolución, (...) la percepción y la inspiración deben buscarse y después dejarse crecer, éste es el tipo de conocimiento con que tenemos que sintonizar. La inspiración nos enseña que la transformación tiene que empezar confiando en que existe una inteligencia superior que sabe de qué modo se pondrá en contacto con nosotros. (del libro "Conocer a Dios" de D. Chopra).
En la portada de este libro leo "El viaje hacia el misterio de los misterios"... y me quedé pensando... ¡hay tantas cosas que no sé de mi misma!... ¿Cómo puedo pretender ir mas allá si sigo en el conocimiento de mi propia existencia?... y creo que esta pregunta me la seguiré haciendo mientras me reste vida; porque cada día cambiamos, en cada momento de nuestra vida hay cambios que están sujetos al exterior a nuestro propio interior.
Cuando mi papá falleció, pensé que el dolor me iba a partir en dos materialmente y sin embargo sobreviví a ello de una u otra forma; y cuando Abel marchó me sentí mas rota aún; no entendía nada, me sentía hundida en la inmensidad de un mar encrespado y sin ayuda alguna... qué equivocación... pero eso es el inicio del duelo... supongo... ahora que han pasado mas de 25 meses encuentro cierta serenidad.
El fin de semana pasado tuve la gran oportunidad de volver a cantar en una serie de conciertos en Barcelona... tenía que pasar por la calle Muntaner y eso me provocó inquietud porque allí está la consulta de Germain, la doctora de Medicina Alternativa de Abel.
Al pasar por enfrente del edificio tuve una fuerte palpitación, pero no fue desagradable ni mucho menos desgarradora; sino todo lo contrario.
Cuando Abel asistía a sus consultas, al salir se encontraba mucho mejor, lleno de optimismo y de miles de preguntas que se iba contestando él solo y otras (muy pocas) podía yo ayudarlo a su desenvolvimiento y respuesta... Pensé que recordar esos momentos me meterían en una vorágine de dolor y que las emociones se desbordarían y que no podría cantar; pero pasó todo lo contrario.
Me sentí tranquila, serena, la voz salió -aunque con ciertos detalles técnicos- bastante bien y creo que recordar que me sentí Inspirada y salió algo muy positivo de esa situación anteriormente vivida.
Cierto es lo que dice mi amigo Natxo: el tiempo serena...
Ya no es ese dolor asfixiante que nos quema por dentro... siento que sigo amando con todo mi corazón a Abel, pero ahora me queda ese sentimiento bello y puro sustituyendo en muchas ocasiones el dolor infinito que ha sido su partida tan súbita.
Duele?, si... sigue doliendo, pero ya lo veo de otra manera... me recupero poco a poco?... no... no es cosa de recuperarse, sino de saber vivir con ello y sentir plenamente que Abel está conmigo... sigue conmigo de otra forma... que lo echo de menos en su forma física?... siempre... pero hay que seguir viviendo y buscar ese momento de inspiración para encontrar la liberación... observar y prestar atención para encontrar ese ¡eureka! que me ayude a evolucionar.
Creo entender esa Inteligencia escondida de la que habla Chopra... tal vez no sé expresarlo con palabras, pero si cuando Canto; por eso he decidido seguir Cantando, porque es donde me encuentro un poco a mí misma y puedo vislumbrar algo de mi propia existencia.
¡Qué razón tenía Abel cuando me recalcaba tanto el NO Apego!!!.
Gracias Abel por enseñarme el camino para encontrar estas frases de Chopra, como siempre: eres una gran inspiración!.