sábado, 13 de diciembre de 2008

Recordando a Abel en Diciembre

El amor de madre...

Siempre he pensado que no hay amor mas puro e incondicional que el de una Buena Madre...
La mía es maravillosa, una mujer valiente, cariñosa, exigente, disciplinada, a veces regañona y hasta castigadora; pero siempre pensando en el bien y felicidad de sus tres hijos.
A día de hoy, con mis treinta y cinco años encima, por la lejanía física sigo extrañando sus abrazos, su consuelo, su compañía... sus palabras de ánimo cuando la situación ha sido dura y dolorosa...
No obstante, me siento feliz de tener una madre como ella; y sobre todo la admiro por el don que tiene para amar a las personas...
Ella ama entrañablemente a Abel.
Desde el primer encuentro que tuvieron se cayeron bien, yo no estaba presente; Abel fue a recogerla a la estación del tren, como en otras ocasiones ya lo hemos escrito por aquí.
Lo amó y lo sigue amando como otro hijo; siempre se lo hacía saber... para ella era el cuarto, el mas pequeño. Amor de madre al fin y al cabo.
Sigue echándolo de menos... y quién no podría!!!... y he aquí una de sus cartas que, acercándose las fechas decembrinas le ha dedicado:

Hola querido Abel:
Estamos a poco menos de un mes para llegar a esa triste fecha de cuando te fuiste de nuestro lado; para seguir recordándote con el mismo cariño desde el día en que te conocí.


Pero ese recuerdo también está lleno de amargura, porque ya harán dos años que no te vemos, que no podemos darte un abrazo, de que no pasarás con nosotros las fiestas decembrinas...todo aquello que te gustaba de México, tu otra casa... esta casa que ahora extrañará no sólo tu presencia sino la de tus amigos, como Amadito, que al igual que tú, ahora habita en un plano mucho más alto del que ahora habitamos nosotros, los que nos quedamos para extrañarlos...
Pero como te dije, faltará un amigo más a estas fiestas en México: mi hijo Andrés que nuevamente no podrá venir.


Pero aún así, nosotras, las que estaremos en esta casa llena de flores y adornos navideños, los sentiremos junto a nosotras como si estuvieran aquí, ayudándonos en preparar la cena y la mesa,poner la vajilla navideña y las copas y enfriar el cava... todo lo haremos igual que si estuvieran sentados con nosotros a disfrutar del nacimiento del niñito Jesús.
Porque si alguien nos ha enseñado a disfrutar todo lo que pobre o abundantemente tenemos, esos han sido Amadito y tú.
Esa noche cantaremos y arrullaremos al niño Dios, porque sabemos que aqui estarán ustedes a nuestro lado.
Felices fiestas Abel.
Con todo mi cariño
Carmen

lunes, 8 de diciembre de 2008

Un largo Domingo de descanso

Esta es una de las últimas fotos que le tomé a Abel. El 8 de Diciembre de 2006..
Como podeís ver, aunque sonríe se encontraba muy cansado y sin embargo, siempre me regalaba una sonrisa...
...su eterna sonrisa... es uno de los mejores regalos que conservo de él.
Por estos días, hace exactamente en el 2006 estaba sometiéndose a unas inyecciones de nombre raro para estimular la médula y producir mas células madre y poder realizar la extracción para el posterior autotrasplante, que era el último recurso que le quedaba debido a que no se encontró compatibilidad entre la información genética de su hermano, ni tampoco un donante no emparentado.
La doctora Pujol nos explicó muy amablemente los pasos meticulosos que seguirían para poder realizar la extracción.
Le dio a Abel un texto para que lo leyera atentamente acerca de los síntomas que tendría a partir de aquellas inyecciones, los pasos a seguir para poder realizar la extracción y miles de detalles que se escapan a veces del entendimiento de los que no hemos estudiado medicina...Tuve que leerlo yo en voz alta porque todavía no le habían desaparecido las trombosis de los ojos y no llegaba a leer bien y mucho menos esas letras tan pequeñas.
La doctora me preguntó si era profesora porque le daba el tono exacto a las frases... siempre me ha gustado leer en voz alta...
Nombres complejos, rocambolescos que se resumían en dolores musculares, dolores de huesos y fuertes punzadas en la cabeza como me lo explicaba Abel.
Era evidente que su médula estaba fabricando mas células de las acostumbradas porque comenzaba a tener exceso de oxígeno y eso era lo que provocaba que su corazón fuera mas rápido de lo normal... eso no se lo explicaron...y él lo sintió...
Cuando nos dieron las inyecciones le comentaron que no era difícil, en realidad se trataban de inyecciones como las de insulina para diabéticos, y que se las podía poner él mismo, pero en el momento de la verdad Abel me pidió que se las pusiera yo...
Nunca en mi vida había inyectado a una persona, pero no me tembló la mano; recuerdo fielmente que Abel me dijo: tú podrías haber sido una enfermera excelente porque ni te da miedo la sangre, ni curar heridas, ni inyectar... no lo sé... posiblemente me movió el Amor mas que la valentía...
Ese día 8 de Diciembre estábamos tranquilamente en casa, yo a la expectativa de sus reacciones ante las inyecciones y él platicándome acerca de lo que podía pasar y lo que no podía pasar a partir del autotrasplante...
Ese día, con toda la fuerza de su corazón me dijo: "Mi amor si esto, que es el último recurso que nos queda, falla; no quiero regresar al hospital... quiero morir en mi casa y que le den por saco a los doctores..." esas palabras me dolieron muchísimo, pero mi corazón estaba lleno de Fe y le sonreí y le contesté: "no pienses en eso, no siempre dices que Pedir y se os dará... pues tú pide, porque todavía tienes muchas cosas que hacer entre nosotros"...
Ahora estos recuerdos me ahogan, pero quiero pensar y sobre todo sentir que Abel era un Alma Grande y como tal, ya no tenía nada pendiente y que... si... lo necesitamos muchísimo, pero creo que ahora si está realizando un verdadero trabajo como él quería; aquí éramos demasiado necios, demasiado densos para donde él quería llegar en nuestro interior...
Le echo de menos, demasiado... mi corazón se siente roto en millones de fragmentos, pero hay algo que me grita que Crea, que siga teniendo Fe, que siga cerrando los ojos y dibujar una sonrisa en mi rostro porque Abel vive en nosotros.
Porque él nos guía para encontrar la tranquilidad y serenidad necesaria para seguir el camino, porque con sus bellas frases suenan en mi interior y todos los días amanece un nuevo día; porque su Amor vive en mí cada momento de mi existencia, y mas aún en un tranquilo y apacible largo Domingo de descanso.

miércoles, 3 de diciembre de 2008

"La apatía" (23 meses)

"Lo que se resiste, persiste; lo que se siente, se puede sanar".
He abierto al azar un libro de los preferidos de Abel y en él me encontré la anterior frase... así que continué leyendo y cada vez me interesó mas:
"Pon en movimiento para acabar con la apatía.
La apatía ha sido considerada como una falla moral o una negativa a cumplir con un deber.(...)Con mayor frecuencia la apatía es un síntoma de agobio.(...)
Uno de los principios que fundamenta el pensamiento oriental es que cada persona posee un cuerpo emocional que, como el físico, también puede ser herido. Las cicatrices físicas impiden el crecimiento del tejido nuevo, interrumpiendo el proceso de verdadera curación, que permite que surja nueva vida y se produzca nuevo crecimiento.
Las imágenes del horror han dejado cicatrices en nuestros cuerpo emocionales y, hemos dejado de reaccionar, no importa lo intensa que pueda ser la siguiente descarga. El resto de nuestra psiquis se organiza alrededor del tejido cicatrizado de igual manera en que la piel crece alrededor de una cicatriz física.
(...) Es parte del camino de la paz sentirnos heridos cada vez que la humanidad es traicionada. La apatía, en forma de adormecimiento emocional, debe ser sanada para que esto ocurra.(...) La esperanza aparece aquí como un instrumento de sanación para decir que la humanidad puede ser traicionada pero nunca olvidada. La esperanza es la mano que se tiende para decir: Sé quién eres y siento lo que te está pasando". (del libro "La paz es el camino" de D.Chopra).
...Me quedé pensando en mi historia en particular... bueno, en realidad de Nuestra historia; esta historia de Amor entre Abel y yo.
Por algunos momentos he sentido miedo de olvidar detalles, a veces con cualquier cosa que pasa a mi alrededor he llegado a pensar "madre mía, pero si ahora mismo no me acuerdo cómo le gustaba a Abel ésto o aquello" y me da rabia; me enfado conmigo misma porque no quiero olvidar nada que tenga que ver con Abel y sin embargo, después llegan esos mismos recuerdos que creí olvidados mas fuertes que nunca...
Aún tengo miedo a sentir apatía a llorar, a sufrir, a sentirme sola, tengo un miedo tremendo a sentir apatía por recordar... supongo que es normal... y tambien tengo miedo por sentir apatía para reír y disfrutar las cosas lindas de la vida; cualquier detalle es digno de hacerme sentir que la vida es bella y es cuando también recuerdo esa peli que lleva ese título: "La vita é bella" y extraigo un gran aprendizaje de aquellas escenas: hay dos maneras de ver la vida: la que está llena de amor y la que está llena de amargura.
En fin... sigo reflexionando sobre todo lo que ha sucedido en la vida de Abel y cómo es que llegamos a amarnos como nos amamos ahora... y me expreso en presente porque aunque ya no esté físicamente, lo que es un hecho es que siento muy fuerte su Amor, y eso, me parece que me aparta un poco de la apatía porque -creo yo- estoy comenzando a vivir realmente en mi interior lo que es el verdadero amor...
...¿ustedes que opinan?...

sábado, 29 de noviembre de 2008

"Por Amor"

Por amor escalas la montaña
mas alta y vertical.

Por amor nadas el océano
mas profundo y tempestuoso.

Por amor exploras la cueva
mas fría y oscura.

Por amor, aunque no tengas alas,
atraviesas el cielo del planeta entero.

Por amor ríes
cuando quisieras llorar.

Por amor eres ecuánime
cuando los problemas se acumulan.

Por amor escuchas pacientemente
cuando quisieras gritar de dolor.

Por amor disfrutas del silencio
en la sonrisa del otro.

Por amor ves que la vida
con todo y sus vicisitudes
vale la pena vivirla
y dejarse la piel en ello.


Por ese gran amor que siento de tí Abel, es como logro llevar mi vida adelante con alegría y optimismo.
Gracias cielo!.

sábado, 22 de noviembre de 2008

"Tears and Fears"




Ayer estaba escuchando una canción que me gusta mucho de la peli "Love Actually" y después de escuchar atentamente la letra, me gustaron dos palabras (entre un montón de frases hermosas) "Tears and Fears" ... riman muy bien... y entonces me vino a la cabeza que durante nuestra vida no estamos exentos ni de llorar ni de tener miedos; pero si los entrelazamos con todos los eventos bellos, como resultado tenemos una hermosa sinfonía de vivencias invaluables.


Algunas personas ven mi actitud como un acto de valentía... no sé si será eso, pero lo que si sé es que tenía dos opciones: o me dejaba avasallar por el dolor y la desesperación o dejaba que el Amor de Abel me inflamara toda entera.


He tenido muchos miedos en mi vida... sigo teniendo (como buen ser de carne que soy) pero cuando te encuentras contigo misma (que pocas veces he sido consciente de ello) es cuando el miedo se torna diminuto, como una mota de polvo.

Y creo yo, que muchas veces para ver la mota de polvo necesitas Luz; verla a través de los rayos de la luz.
Siento que así pasa con los miedos. La luz de la conciencia nos ayuda a verlos, a reconocerlos y a hacerlos a un lado con la mano o hacerlos que se disuelvan.
En realidad tenemos varias acciones para alejar las motas de polvo: soplarle para que se aleje de nosotros (a sabiendas que anda por ahí pululando a nuestro alrededor), no hacerle caso estando siempre a la expectativa de que se nos pueda enganchar en cualquier momento, o tomarla con la punta de los dedos, observarla y después de decidir si es útil o no en la vida, lanzarla al bote de basura para que desaparezca totalmente de nuestra vida.
Sin embargo, siempre habrá motas de polvo, pero depende de nuestra actitud para dejarlas flotar en el aire y no pretender encerrarnos en una burbuja hermética donde nada negativo nos pueda tocar, pero ¡qué lástima!, ¡también nos perderíamos de todas las sensaciones agradables!.
Yo he tomado la decisión de convivir con mis motas de polvo, algunas han desaparecido por sí solas, supongo que una fuerte ráfaga las alejó de mí; otras se han disuelto, algunas si he logrado darles caza y las he lanzado a la basura e infinidad de ellas andan por ahí escondiéndose de la Luz... no me angustio, algún día las encontraré y decidiré si las dejo por ahí o las alejo.
Las lágrimas son muy diferentes; podemos llorar también de alegría. Hay varias razones por las que sentirse tan inmensamente feliz que lloramos a mares. En realidad desde que Abel marchó casi no he tenido esta sensación, pero lucho por todos los medios para que vuelva a suceder.
Por el momento les dejo con unas frases que si valen la pena ser leídas:


“(...)No intentes olvidar lo que pasó, al contrario, recuerda. Sin morbosidad pero sin escapismos.
El proceso de duelo permite buscar para tu ser querido el lugar que se merece entre los tesoros de tu corazón.
Es poder pensar en él y no sentir ya ese latigazo de dolor.
Es recordarle con ternura y sentir que el tiempo que compartiste con él o con ella fue un gran regalo.
Y esto es cierto para todas las pérdidas. La elaboración permite darle un sentido a todo lo que has vivido hasta aquí con lo ausente.
Es entender con el corazón en la mano que el amor no se acaba con la muerte.En cierto modo, nunca volverás a estar como antes de una pérdida significativa, porque ésta inevitablemente te cambia, pero podés elegir si ese cambio será para mejor (...)” (de “El camino de las lágrimas” de J.Bucay).

martes, 18 de noviembre de 2008

"La quietud y el silencio"

Los dos días de este fin de semana, por varias razones estuve muchas horas fuera de mi casa.
Al llegar por la noche del Domingo, me invadió una rara, pero a la vez placentera sensación: estaba en casa, en mi mundo, tranquila, segura... en paz...
A pesar de llegar y escuchar el absoluto silencio de mi soledad no me sentí sola.
En uno de sus e-mails (aquellos que me escribía cuando estuve en México por lo de mi papá), Abel me hablaba de la diferencia entre la soledad y sentirse solo, sobre la quietud y el silencio; he aquí un extracto de sus letras:
“La quietud y el silencio”.

No hay liberación si se busca un resultado.
El amor existe por sí mismo, es un resultado del ser; y en ese estado el “yo” con sus identificaciones, ansiedades y posesiones está ausente.

Creatividad = libertad

Lonely = solitario, sentirse solo.
Alone = estar solo, libre independiente.

Loneliness (aislamiento) no es igual a Aloneless (soledad creativa).

La soledad es la conciencia del “yo” sin actividad.

Yo mismo soy la soledad, entonces ¿por qué temerme a mí mismo? ¿por qué huirme?.
Cuando la mente se de cuenta que ella es la creadora y experimentadora del Dolor éste llegará a su fin.

“De nada sirve el conocimiento sin sabiduría y no hay sabiduría sin espiritualidad” (proverbio chino).
Mientras mas recuerdos tengo, mas me impresiono de la forma en que Abel discernía sobre la vida, pero mas me impacta la manera en que me estaba preparando para afrontar mi situación sin ni siquiera saberlo ni él mismo.
Cada día estoy mas segura que somos unas piezas de un ajedrez inteligente en el cual las fichas se mueven por alguna razón y que tenemos nuestro trabajo en la vida; para aprender, para mejorar, para ser felices, para sufrir, para llorar, para perder seres amados y para ganar otros...
Me pongo a pensar qué es lo que he ganado con la súbita partida de Abel; he ganado mucho, algo incalculable; sólo que el precio ha sido demasiado alto.
El Domingo al llegar a mi casa, la paz que sentía tenía nombre: se llama Abel.
La energía de Abel me hace fuerte, valiente, sensible y al mismo tiempo me hace capaz de llorar a mares cuando lo necesito para después retomar aire limpio y seguir el camino.
Cuando sufro una crisis, de aquellas que nuevamente siento como mi pecho se rompe en millones de fragmentos, cuando el llanto sale desde las entrañas y cuando la impotencia se apodera de mis pensamientos y el dolor de mi cuerpo, después, cuando termina, toda yo me encuentro mas liviana...mas... como transparente.
Es entonces cuando pienso que todo esto está pasando en intervalos mas largos; siento que el optimismo regresa a mí y que puedo sentir a Abel muy dentro de mí para salir nuevamente adelante y aprender de lo sucedido.
Suelo ser muy necia, muy testaruda, muy rebelde, pero espero que con estas experiencias regaladas por Abel mi espíritu se apacigüe y sea un ser humano sereno y sabio; quiero serlo... o como me diría Abel "cada minuto de mi vida estoy siendo mas sereno, mas sabio"... "dar por hecho y se os dará" -me decía también (le gustaba mucho citar a nuestro gran Maestro Jesús).
En fin, que aquí tienen otro fragmento de mi vida con Abel; como siempre lo comparto con todos vosotros, porque quiero que lo que Abel nos enseñó en vida a todos los que tuvimos la gran dicha de conocerlo lo gritemos a los cuatro viento para darlo a los demás como el gran regalo de él.
Yo, mientras tanto, seguiré buscando, seguiré preguntando, seguiré cuestionando, seguiré recordando que en mi vida alguien sembró la semilla del Amor.

lunes, 3 de noviembre de 2008

"The prayer" (22 meses)

Hoy le quiero regalar a Abel esta canción. (Parar la música del Blog para escuchar el video)

sábado, 1 de noviembre de 2008

Uno y Dos de Noviembre

En la Casa Nortes-Rivera, Noviembre significaba no solamente castañas, panellets, moniatos y moscatel, sino también Chiles en Nogada; un platillo típico mexicano que se prepara especialmente en Agosto y se preguntarán por qué nosotros lo preparábamos en estas fechas tan cercanas al frío... la razón muy sencilla: porque es cuando me encuentro castañas para hacer la salsa que allá se hace con nueces de castilla (que aunque tengan este nombre, no las encontramos aquí).
Fue la mejor y mas cercana manera de mantener una tradición, que además de ser rica me mantiene ligada -por decirlo así- al sabor de mi tierra.
A Abel le gustaba mucho ayudarme a prepararlos, aunque después él no comía porque dentro de su elaboración está el coser fruta variada y a él nunca le gustó la fruta en ese estado... recuerdo que en el hospital no le podían dar comida cruda, así que le ponían manzanas al horno y siempre acababa comiéndomela yo para no tirarla y él pedía algún otro tipo de postre.
Así que, invitábamos a alguien para degustar nuestro logro, principalmente en estos dos primeros días de un mes que especialmente no me gusta.
Y hoy, el Otoño ha llegado verdaderamente; algunos días con lluvia y un frío que congela; no sólo el cuerpo, sino también el alma al recordar, aunque haga el esfuerzo de no hacerlo, de recuerdos tristes.
El Otoño tiene eso... la luz del sol nos acompaña pocas horas, igual que la permanencia de la ecuanimidad en mi vida.
Intento por todos los medios encontrar la razón para estar alegre, para sentir que la vida sin la presencia física de Abel sigue valiendo la pena, pero hay veces que la cuesta arriba tiene mucha pendiente y -tanto las piernas como el corazón- no tienen la suficiente fuerza para recorrer el sendero.
Estos días son mas tristes, especialmente porque "celebramos" El Día de Muertos, he puesto mi altar como siempre lo hemos hecho en mi casa de México, intentando cumplir con los ritos y las costumbres, sin tamales porque es muy difícil hacerlos aquí, sin hojaldras, sin calaveritas de azúcar, pero si con muchas flores y velas y agua y las fotos de los seres amados que han marchado antes; he puesto a la "yaya" Rosario (abuelita de Abel), a mi papá, a mi Abue Jose y... ¡¡¡nunca me hubiera imaginado que Abel también fuera protagonista!!!....
La primera vez que coloqué la foto de mi papá fue duro, muy duro; pero el primer Noviembre que puse la foto de Abel, la cazuelita con sus dulces y galletas preferidas, algunas pertenencias mas estimadas y todo cubierto de flores... el dolor fue asfixiante... una experiencia que sigue quemando por dentro, no de la misma manera que la primera vez, pero sigue quemando y mucho...
Contemplar las fotos de ellos dos me hace sentir que por algo han marchado pronto... "pronto"... para los que nos quedamos aquí siempre es demasiado Pronto y tampoco nunca es el momento... sin embargo, mis sentimientos son muy encontrados; pero el sentimiento de abandono todavía está latente; algunas veces agazapado, esperando un momento de sensibilidad extrema para abatirme.
Estos sentimientos son muy personales e íntimos, pero esta es una de las mejores maneras que encuentro para no sentirme rendida, abatida por aquellas emociones descontroladas.
Siento rabia todavía, impotencia, ese preguntar de: por qué Abel se fue si tenía muchas ganas de vivir, si era feliz, si profesionalmente estaba en un momento de plenitud, porque creo yo que espiritualmente había encontrado una Paz y Serenidad de Alma Grande y sentimentalmente... ¡qué decir!... teníamos una comunicación que iba mas allá de las palabras y una complicidad de dos locos enamorados...
Seguramente soy repetitiva, pero es algo que es muy mío: las emociones van y vienen, todavía tengo mucho dolor y sensación de impotencia; la aceptación la visualizo, pero todavía no logro hacerla mía del todo...

Comienzo a ordenar ideas, encontrar un punto de equilibrio entre los recuerdos y la vida que voy fabricando días tras día; sólo que hay temporadas que son mas difíciles que otras.

Vivir día a día es recordar a Abel; es tener actividades que tienen todo que ver con él y que ahora toca hacerlas sola y como decimos en México "amarrarme los calzones" y seguir adelante mordiéndome muchas veces los labios con el nudo en la garganta para no romper en llanto; y algunas otras que están relacionadas con mi desarrollo profesional y en las cuales no encuentro sus palabras de aliento; y aún así las hago de la mejor manera posible para vivir dignamente; se lo merecen las personas con las que convivo.

Si, son días difíciles, pero pienso que tengo derecho y es sano tener días así, también es bueno desfogarme, no guardar el dolor porque sólo crecerá como una enfermedad maldita, como aquella que arrebató a Abel de este mundo terrenal y de mi lado.

Estoy intentando seguir -como me decía Abel- "por el camino de menor resistencia"; canalizar el dolor y todo lo negativo hacia la fuerza y luz interior que me haga mejor persona y ser humano.

Mi gran amigo Natxo, en un comentario en el post anterior me dice que yo también soy una Alma Pura... lo dudo mucho; porque analizo la vida de Abel como punto de referencia y estoy lejísimos de serlo: porque Abel siempre veía con optimismo la vida, incluso cuando le diagnosticaron Leucemia; porque Abel siempre veía las virtudes de las personas; porque Abel nunca se desanimó ante las adversidades; porque nunca lo escuché hablar mal de nadie; porque Abel pensaba antes de hablar, el silencio y la contemplación eran sus mayores aficiones.

Una larga lista me hace sentir que me falta mucho por aprender, pero pongo toda mi Fuerza Espiritual para seguir el mejor camino; sólo que no es tan fácil cuando se tienen demasiadas imperfecciones.

Desde que Abel y yo nos conocimos supimos que nos encontramos para aprender uno del otro... yo creo que yo mas que él...

De momento, me quedo con el sabor agridulce de la ausencia; porque aunque no pueda estar físicamente con él, si estamos unidos por los hilos invisibles del amor, de esos que son fuertes, irrompibles e indestructibles.

Abel, amor mío, soy débil, pero tu Amor me está haciendo fuerte!

jueves, 16 de octubre de 2008

Abel y el futbol

Un nuevo golpe a mi corazón me ha hecho desequilibrarme.
Otra primera vez... pensaba que la mayoría de las circunstancias que me recordaban tan fiablemente que ya no estás estaban mas o menos aceptadas dentro de mi cabeza y sobre todo en mi corazón; pero como un torrente de agua fría llegó a mí nuevamente el dolor.
Estoy en tu estudio, respondiendo algunos e-mails y ordenando las fotos del concierto que tuve el domingo y al escuchar voces en la calle giré la cabeza y vi encendidas las luces del patio de la iglesia.
Escuché el golpe de balón y sentí un fuerte golpe en el estómago:
Recordé que te encantaba verlos desde el balcón; estabas algunos minutos contemplando la imagen y entonces yo salía a acompañarte y al percatarte de que estaba a tu lado me abrazabas y yo con una caricia a tu linda cara te preguntaba el por qué no te animabas a ir a jugar con aquellas personas... te quedabas callado... sonreías y me decías lo mas tierno que podías ser que mejor no... no me dabas mayor explicación, y yo respetaba tu silencio.
Ahora me he dado cuenta que han pasado mas de dos años desde que no escuchaba las voces de los jugadores, ni tampoco aquel golpe de balón de futbol que me hizo echar nuevamente la vista atrás y recordar tu gusto por jugar desde que eras pequeño.
El mundial del 2006 lo viviste intensamente, al estar en recuperación por los tratamientos y no poder trabajar viste casi todos los partidos... Recuerdo fielmente lo emocionado que veías los partidos, tanto de España como de México... cómo te enfadaste por las injusticias a España en el partido contra Francia y en el de México contra Argentina... te costó mucho trabajo ponerte ese día una gorra que te regaló mi mami del país sudamericano porque nos fuimos a comer fuera y se te olvidó coger una gorra para protegerte del sol... al final logré convencerte de que
te la pusieras o regresaba yo a buscar otra a casa...
¡Cómo te gustaba el futbol! Sobre todo cuando jugaban ambas selecciones; mi mami te regaló ambas playeras y muy orgulloso te las ponías porque te sentías muy español y al mismo tiempo ya amabas a México...
Cuando íbamos en las fiestas navideñas a Puebla, mi Tío Chavito junto con mis primos (varones) organizaban un día de juego; te invitaron como parte de la familia que ya te consideraban y yo lo gocé como no puedes imaginarte...
Eso si, siempre quisiste ser portero... como cuando eras pequeño...
Ahora veo las fotos que me ha regalado tu mami de aquellos años y las que vivimos juntos y sigo pensando que fuiste inmensamente feliz haciendo todo lo que hiciste... sigo pensando que todavía pudiste hacer mucho mas aquí con nos
otros, pero los seres supremos decidieron que ya habías concluido tu aprendizaje aquí... eso también me lo creo... a pesar de mi dolor... a pesar de mi soledad... a pesar de yo vivir ahora sólo de recuerdos y de la GRAN ENERGÍA ESPIRITUAL QUE SIENTO que vive en mí gracias a ti.
¡Qué grandes partidos debes jugar ahora, ¿verdad?!.
Abel, cielo mío, sigue mandándome mensajes!.

viernes, 3 de octubre de 2008

"El aroma del Amor" (21 meses)

Amado Abel:
He estado echando un vistazo a tantos recuerdos, que el nudo en la garganta es inevitable.
Sin embargo, a pesar de la tristeza, impotencia, añoranza y sentimientos mil que me hacen a veces llorar a mares; siempre hay una luz de esperanza; esa Luz que convertida en amor o tal vez viceversa, me hace vivir el día a día.
He vuelto a leer los e-mails que me enviaste cuando me fui a México porque mi papacito cambió de forma en aquel horroroso Verano del 2001.
Recuerdo como si hubiera sido ayer todas las sensaciones que viví y aún pasados los años, duelen... y aún duelen mucho.
Con todo y el dolor de la pérdida inexplicable, siempre encuentro aquella Luz... es el amor...
Aquí quiero compartir con todas las personas que siguen tu blog un escrito que especialmente me llenó de alegría dentro de la vorágine de dolor que vivía en esa temporada.
"Los dos sentimos desde el principio el embriagador aroma del Amor que nos une, pero nuestra falta de tiempo por nuestras obligaciones siempre ha impedido que podamos profundizar en el interior de cada uno de nosotros.
Los seres humanos lo hacemos todo al revés, ya que nosotros intentamos encuadrar al Amor dentro de la estructura del pensamiento y de la razón, pero como buenos humanos necesitamos desarrollar la razón para profundizar en el conocimiento del aprendizaje de cada uno.
Una vez que el pensamiento ha penetrado totalmente en la estructura del conocimiento de la otra persona y ha llegado a su propio límite, es cuando comienza la verdadera relación; ya que a partir de ese momento, la comunicación verbal es casi inexistente, debido a su trivialidad y uno se queda únicamente disfrutando del aroma que desprende ese Amor.
Nosotros sentimos ya el perfume del Amor, pero debemos racionalizarlo antes de comprobar que eso tiene sus propios límites y entonces el aroma que antes eran dos, se convierte en uno solo.
Amor, deseo que me acompañes en el camino y que mediante la guía de ambos, podamos aprender todo lo que seamos capaces el uno del otro para llegar a ese momento en que la necesidad de hablar sea tan pueril que únicamente la utilicemos cuando lo creamos conveniente; ya que el aroma de esa cualidad lo abarca todo.
Estoy dispuesto a profundizar en ti, para de ese modo profundizar en mí y así recorrer el interminable camino del aprendizaje de uno mismo.
Perdona mi ignorancia, doy por hecho que a partir de ahora mi discernimiento y no mis emociones me lleven por el sendero de la cordura y me enseñe lo real de la existencia, principalmente, en relación con lo que mas quiero que eres tú".

Este es todo el e-mail... cuando lo leo y releo siento que todo Tú, Abel me invades y es cuando rompo con el Apego para dejarte entrar utilizando las vías del amor.
Cariño mío, sigue conmigo, no me abandones!!.

domingo, 21 de septiembre de 2008

Abandono



Hoy voy a dejar
que me invada la tristeza,
que mi cara se hunda
en tu impávida almohada
donde ya no descansa tu cara.


Hoy voy a dejar
que mi alma congelada
llore desolada,
que mis brazos vacíos de tí
añoren lo que hace meses perdí.



Hoy voy a dejar
que la rabia sea mi compañera
que la soledad me devore,
que mis pies caminen descalzos
por la fría línea y sus bordes.



Hoy voy a dejar
que las lágrimas me aturdan
que la impotencia me duela
que los recuerdos se pierdan
en laberintos de pena.



Porque después de la tristeza
en el aire encontraré tu aroma
y mi gélida alma
se deshielará con tu fuerza.
Esa fuerza llena mis brazos,
que aún vacíos de tí
encuentran un gran consuelo
en todo lo que contigo viví.



Hoy no es rabia ni tristeza,
ni soledad ni impotencia,
ni mis lágrimas me aturden
ni hay laberintos de pena.



Porque he decidido vivir,
distanciarme del Apego
que colosal y excesivo
latente espera el requiebro.

lunes, 15 de septiembre de 2008

"Tornem a l'escola!!"

Amor mío:
Sabes que me encantan las fotos, siempre que las estoy contemplando salen nuevos detalles, aparentemente nuevos recuerdos, como si hablaran solas; me transportan hacia aquellos días en que éramos felices; cuando nos íbamos de paseo, ocasiones especiales y tus escapadas para hacer cursos de perfeccionamiento de Yoga o Retiros espirituales.
Esta foto alguien te la envió, no sé quién, seguramente algún compañero o compañera del retiro que hiciste en aquella ocasión a Galicia.
La contemplo y te veo tan hecho a la medida de aquellos parajes, de aquellas lecturas que hablaban de superar los apegos y reafirmar nuestra Fuerza Espiritual para ir mas allá de las pérdidas físicas.... Cuando regresabas me explicabas muchas experiencias que habías tenido, te emocionabas a tal grado que me envolvías a mí también en esa magia... echo mucho de menos aquellos momentos de felicidad absoluta... echo de menos tu sonrisa, tu mirada tan prístina... tu presencia!...
Me explicaste que una compañera te cogió mucho cariño (y cómo no! si bastaba un segundo para amarte!) y ella fue la que te prestó la "cobija" que te protege tu espalda porque tú te despistaste y no pusiste la tuya en la maleta.
Rara vez había un compañero o compañera mas pequeño que tú; siempre fuiste el mas joven; las personas se maravillaban de que un chico como tú estuviera tan adentrado en estos temas tan espirituales y que además supieras tanto... eso lo sé... fuiste muy sabio a tu corta edad... por eso estoy segura que eras un alma antigua...
Cuando veo esta foto me llega a la memoria todos los cursos y retiros que hiciste en tu corta vida; siempre en pro de la investigación y siempre haciéndote preguntas; leyendo como enajenado y compartiendo tu sabiduría con tu ignorante compañera en el camino... pero llegué aprender...eso es seguro... sólo así puedo soportar tu ausencia...
Te gustaba aprender, y al intercambiar opiniones te hacía mucha gracia la manera cómo yo me explicaba y con esa hermosa sonrisa que tenías me decías "cómo se nota que eres maestra y que además te encanta serlo!!"... tenías toda la razón...
Hoy que regresamos a las actividades de la escuela me sentí absolutamente feliz, mis alumnos nuevos son preciosos y muy receptivos, se reían mucho cuando me hacía la tonta al recordar los intrumentos de cuerda... son tan espontáneos!!!... y con los que me reencontré sentí algo muy fuerte, fuerte dentro de mi pecho, que lo único que pude hacer fue sonreir... me parece que sonreía por todos los poros de mi piel!!!...
La escuela es un gran aprendizaje en mi vida; definitivamente es mi vocación y mi filosofía de vida; no solamente es mi profesión y con la que me gano el pan diariamente, sino es una fuente de inspiración; gracias a todas aquellas criaturas respiro con mas serenidad y con su inocencia me hacen ver la vida menos trágica y mas divertida... Recuerdo mucho tus frases de aliento: "tú nunca podrás dejar de ser maestra, porque lo traes en la sangre, porque con ello te sientes plenamente feliz... podré faltar yo... pero tus niños...esos nunca podrán faltar en tu vida porque entonces tú ya no serás tú"...es verdad... el día de hoy ni me acordé de ir una sola vez al sanitario, ni me dio hambre, ni me sentí cansada, ni me sentí sola, ni triste... estaban ellos: mis niños, esas miradas tan cristalinas y esas risas tan inocentes... Dios... por qué a veces te los llevas tan pronto?!!!... Aún con la impotencia en el cuerpo, pienso mucho en David, ese precioso ser que me enseñó tanto en vida y hoy en día... sin embargo, él desde su sitio me recuerda a manera de inspiración que mi papel en esta obra de la vida es seguir dando todo lo que tengo, entregándome por entero para poder cumplir con las tareas que nos hacen mas grandes, mas fuertes... mejores personas... mejores almas...
Gracias David, gracias Abel, gracias Don Amado porque con su Energía Espiritual conducen mi alma guiada con lazos de amor!.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Un día como hoy hace seis años...



(Parar la música del Blog para escuchar el video)

miércoles, 3 de septiembre de 2008

AYER (20 meses)


20 meses que ya no estás aquí...
parece mentira...

si apenas fue ayer cuando te vi por primera vez
y supe que serías el amor de mi vida...

apenas fue ayer cuando me diste mi primer beso..

apenas fue ayer cuando reíamos a carcajadas
viendo las películas de cantinflas...

apenas fue ayer cuando me regalaste
mi primer ramo de flores...

apenas fue ayer cuando nos casamos...

apenas fue ayer cuando nos entregamos por primera vez...

apenas fue ayer cuando me despedía de tí....

apenas fue ayer...

lunes, 1 de septiembre de 2008

El silencio de Abel

En esta temporada de vacaciones me he dado a la tarea de archivar documentos, nóminas, recibos de banco y mil papeles que sólo llenan un espacio que quisiera llenarlo con otras cosas verdaderamente importantes, pero parece ser que los seres humanos seguimos ligados a los papeles; guardamos los recibos de todo, como si tuviéramos desconfianza.
Antes con el trueque, la gente confiaba en que lo que intercambiaba era de buena calidad o estaba rico o le duraría mas de una temporada; ahora es todo lo contrario, nos llenamos de papeles y mas papeles como si con ellos tuviéramos mas seguridad... es una mentira, si así fuera tendría un papel donde me dijera que siempre sería feliz con Abel y con firma al final y debajo mi nombre...

Un fuerte golpe sorpresivo llegó a mi corazón; encontré entre tantos y tantos, un documento que se titula “Document acreditatiu del dret a l’assistència sanitària per pensionista de Viudetat”... no recordaba siquiera que no he solicitado la que aquí llaman “tarjeta sanitaria” como pensionista; no tengo ganas de tenerla; tal vez es negar un hecho, pero no había pensado en ella; lo guardé como guardé tanto dolor acumulado durante mucho tiempo...

He estado en silencio... el silencio... a Abel le gustaba mucho el silencio; se pasaba muchas horas encontrándolo, haciéndose amigo de él para buscar la introspección que le llevaba a una claridad de pensamientos.
Desde que lo conocí fue íntegro, yo sabía que le gustaba pasar largos ratos frente al Lago del Parc Catalunya mirando, en silencio; contemplando la belleza de la naturaleza y fundiéndose con ella en una sola energía.
Ahora, lo que mas me gusta es el silencio, hasta hace poco, había días enteros que me daba cuenta que no había pronunciado ni una sola palabra. Hay días en que ni yo misma me escucho, solamente puedo percibir el ruido de los coches al pasar por la calle o muchos otros, como por ejemplo, al caer el sol, el canto de los pájaros despidiéndose al irse a dormir a sus nidos.
Ahora mi silencio está roto porque sigo cantando, porque ahora canto mas que nunca; con las melodías se va el dolor, con la música se limpia mi espíritu, con la magia de los silencios de negra, o corchea, o blanca o redonda mi alma encuentra paz... una paz que me regala Abel siendo parte del silencio.
Hay veces que los amigos son los que nos hacen recordar detalles que teníamos guardados; mi amigo Nacho me recordó lo hermoso que es escuchar el silencio de los que ya no están físicamente.
Yo le dije que aunque es muy duro ya no escucharlos reír, hablar, cantar o leer en voz alta, si cerramos los ojos y escuchamos con el corazón podemos escuchar hasta su silencio.
El silencio nos dice mucho de una persona, a mí el silencio de Abel me enseñó y me sigue enseñando que lo que nos mueve es el amor, el amor a la vida, a los seres humanos, a la naturaleza, Abel me ha enseñado que aunque no lo pueda escuchar cerca de mí físicamente si puedo escuchar su silencio, y éste, al ser parte de él, también es maravilloso.
Hoy sigue habiendo silencio en mi hogar, pero no me espanta, no me aturde, no me asusta; lo gozo, le doy la bienvenida, porque ya forma parte de mis cuatro paredes, porque sé que en cada momento de silencio Abel me sigue hablando, se sigue comunicando conmigo y en esos largos periodos sigo encontrando a ese bello ser que es Abel y que es todo amor.

lunes, 25 de agosto de 2008

La aceptación del Duelo

Mi Amadísimo Abel:


Tengo muchas ganas de hablar de tí, a todas horas, pero algunas personas -tal vez por miedo a la muerte- dan indicios, por su manera de mirar, por la forma esquiva; que ellas no quieren saber de ti, pero no por tí en particular -supongo- sino por el sentimiento de pérdida que se puede experimentar y al cual ellos no quieren acercarse ni siquiera con el pesanmiento.

Sigue siendo un tema tabú, sólo tenemos verdadera empatía con las personas que han sufrido una pérdida; nos sentimos comprendidos, escuchados; como si fuéramos parte de un mundo que es paralelo al del resto de las personas.

Durante todo este tiempo he aprendido a hablar de ti; he observado que ya no cambio el tono de la voz, que no la tengo apesadumbrada y que mis expresiones faciales no se ponen rígidas... dicen que el tiempo lo cura todo; yo diría que es una mentira; no es que cure, sino que te enseña a vivir con "aquello".

Estoy aprendiendo a vivir con tu ausencia física... parece contradictorio: "a vivir con tu ausencia fisica"...


Según lo que voy leyendo aquí y allá, parece que estoy en la fase de la "Aceptación del duelo"; a saber que ya no estás, que no regresarás, que tu vida ha concluído y que la mía todavía no; al menos no físicamente. La tuya continúa en otro plano, pero ya no eres tú, como un ente único, sino como "algo" omnipresente que ya no se reconoce como Abel... ¿o si?... todo depende de lo que crea que hay mas allá de la muerte física.

Lo que sucede es que cuando nos referimos a "nuestros seres queridos que han marchado" seguimos haciéndolo dirigiéndonos a ellos como su fueran algo unipersonales, sin embargo, supongo que hasta que el Ser superior lo vuelva a formar, son "algo" que no se puede describir, porque precisamente están en todas partes y en ninguna al mismo tiempo.

Muchas veces nos hemos preguntado. cuando tenemos dudas acerca de los sentimientos: ¿puedes describir el amor?, ¿puedes describir el rencor?, ¿puedes describir la tristeza, la desesperación, la melancolía?... Acaso podemos encontrar descripciones cercanas que son la representación de aquellos sentimientos y emociones, pero en realidad no se reconocen como tal; sino que tenemos reacciones y acciones que nos acercan a elllos.

Siento que ahora tú eres así; no puedo describirte, pero te siento, inundas todo; no hace falta verte para saber que estás ahí, no es necesario tocarte para poder sentir tu protección, no hace falta escucharte para entender tus mensajes, porque para olerte sólo es necesario acercar mi olfato a una flor; para seguir encontrando la razón de seguir viviendo basta que cierre los ojos y te deje entrar abriendo las vías del amor.

Porque tú eres Amor, porque tú, Abel, eres todo aquello que nos hace sonreír, que nos hace también llorar y que nos hace movernos como si tuviéramos hilos invisibles: eres tú quien nos mueve con toda la Fuerza Espiritual que antes en tu forma física y ahora en tu nueva "no forma" tienes.

Aceptar que ya no estás no es fácil, pero estoy en ello... estoy en ello...

jueves, 21 de agosto de 2008

Ahora que estamos de vacaciones en la Escuela de Música, por las tardes tengo tiempo para hacer muchas cosas... bueno, en realidad no muchas porque quisiera hacer tantas, que al final no hago mas que un par de ellas...
Y es que me encantan los deportes, y con los Juegos Olímpicos me engancho a la televisión y después con una llamada de atención hacia mí misma la apago para hacer algo mas activo, algo que no me tenga enganchada a la caja negra.
Ahora estoy estudiando una zarzuela, tengo función a finales de Septiembre, también estoy estudiando un obra de Turina en el piano y preparando mas por gusto que por compromiso dos arias de ópera que desde hace tiempo tenía ganas de cantar pero por falta de tiempo libre no había podido, de las óperas: Carmen y Rusalka.
Pero en algún momento me siento en el sofá de Abel y en silencio comienzo a observar a mi alrededor... es una emoción muy extraña porque al mismo tiempo que veo todo tan vacío de él, al mismo tiempo siento que todos los espacios, cada rincón, cada habitación está impregnada de su energía...
Soy fanática de las fotos familiares, así que tengo de mis tíos, primos, hermanos e infinidad de nosotros dos juntos... éramos tan felices; había una compenetración tan especial que a veces tenía temor de que esa felicidad fuera sólo una visión, una ilusión, un espejismo...
Pero no, nunca fue "eso"; aún no logro aceptar que fui digna compañera de Abel, siento muy dentro de mi corazón que él estaba espiritualmente muy por encima de todo ser terrenal, y no sólo lo he sentido yo, sino muchas personas que me lo han dicho en la mas absoluta intimidad. Y no me he molestado; al contrario, sé perfectamente que Abel es un ser superior y que lo mandaron a esta tierra a terminar su aprendizaje para ascender tal vez un único peldaño que le faltaba.
En mi hogar se siente su presencia, no quiero decir que ande por aquí como un fantasma... no... sino que su amor está por todo el aire, lo que dejó en casa al principio fue dolor, pero ahora siento que es mucho mas que eso: ha dejado un amor infinito que trasciende el dolor mas intenso y profundo; por eso me gusta el libro de "El camino de las lágrimas" de Jorge Bucay, porque cita ideas que yo las tenía en la cabeza, pero que con mi limitada inteligencia y elocuencia no sabia cómo expresar:

"(...) porque el dolor a veces, es cierto, acompaña al que sufre, ocupando el mismo lugar que antes habitaba la persona. No importa qué lugar ni cuánto lugar ocupaba el desaparecido en tu vida, el dolor siempre está listo para llenar todos esos espacios. Y es necesario entender que, si bien esta sensación de estar acompañado por el dolor no es agradable, por lo menos no es tan amenazante como parecer ser el vacío.

Por lo menos el dolor ocupa el espacio. El dolor llena los huecos. El dolor evita el agujero del alma.

¿Qué pasaría si no estuviera el dolor para llenar esos huecos?.

Una parte del proceso de aceptación y elaboración consiste en la ardua tarea de descubrir y dejar vivir adentro mío las cosas que otro dejó.

Dejar nacer y durar en nuestro interior algo del que ya no está. Este mecanismo, anteúltima etapa del duelo sano, no necesita de la muerte del otro para operar en nuestro beneficio. Trabaja sobre la ausencia del que de alguna manera, muerto o no, ya no está. Sea porque su enfermedad lo cambió tanto que ya no es el que era, sea porque el simple paso del tiempo haga que ya no pueda estar de la manera en que estaba. Puede ser que esté aquí físicamente, a nuestro lado, tiene su misma cara, el mismo nombre y número de documento, pero no la misma expresión(...)Pero sí puedo darme cuenta de lo que dejó en mí, está dentro. Y cuando puedo llegar aquí, entonces, aun dolorosamente, puedo recuperar la alegría de su presencia viva. Porque esta vigencia se significa en poder mantener viva su figura en mí"...

miércoles, 13 de agosto de 2008

LAS VACACIONES

La mayoría de mis amigos y amigas de Sabadell, Sant Quirze y Barcelona están de vacaciones; yo las hice antes, a mediados de Junio marché a México, a retomar fuerzas, a respirar ese aire (aunque un poco contaminado, pero al fin y al cabo, el aire de mi tierra)y a comer esa deliciosa comida de mamá y de la cocina mexicana.
Ahora ya estoy de vuelta, me siento un tanto solitaria; también mis amigos de blogs han "tancat per vacances" y al no tener clases siento que las horas pasan mas lentas.
Entonces me pongo a leer aquellos libros que tengo un poco abandonados en época de clases y temporadas de zarzuelas; ahora estoy leyendo "El camino de las lágrimas" de Jorge Bucay, también "La canción del atardecer"; una hermosa historia hindú. Pero también retomo los que a Abel tanto le gustaban y los que -entre otras cosas- me mantienen ligada a él.
Abel y yo solíamos salir a pasear mucho, a caminar por las zonas verdes y naturales y sentir el aroma de los árboles, de las plantas y de las flores; sentir la paz del ambiente y la serenidad de nuestro espíritu; el bosque de Can Deu era uno de nuestros sitios favoritos; ahí pasamos largas horas charlando, él practicando yoga (foto) y yo, por supuesto, una de mis aficiones: haciéndole fotos.
En este bosque es en donde descansa una parte de las cenizas de Abel... así lo quiso él... cuando estaba en proceso de recuperación nunca tocamos el tema de qué pasaría si alguno de los dos marchaba; él se concentraba en su recuperación... tal vez realmente le daba temor hablar sobre ello... de cualquier forma, un día yo le dije qué me gustaría que hiciera con mi cuerpo si marchaba antes que él: "Quiero que me incineren, quiero que una parte se quede aquí, en esta tierra que me acogió como una hija, y también porque quiero que me vayas a poner flores y me tengas cerca. La otra parte quiero que la traslades a México, donde pasamos momentos inolvidables; así de alguna manera, también estaré cerca de mi familia".
A Abel le pareció muy buena idea, así que me pidió que si partía él antes que yo pasara lo mismo; así que él decidió que la mitad que se quedaba aquí la depositara yo en el Bosc de Can Deu, porque era un sitio que visitaba desde pequeño y donde pasó muchos momentos de reflexión y acercamiento con Dios, la otra mitad, decidió que la lanzara en el mar de Cancún, donde pasamos nuestra luna de miel. Tomó esta decisión porque se enamoró de México, porque se enamoró de mi familia y ya la consideraba como parte de la suya y quería que también una parte de él estuviera allá, con "los míos".
De una u otra forma al final de esta vida estaríamos juntos y prometimos no cambiar de opinión pasara lo que pasara y porque al momento de morir nuestros restos formarían parte de la naturaleza.
Así lo hice, desgraciadamente tuve yo que hacerlo con sus cenizas y no al revés, y ahora sólo espero que en el momento de mi partida, los que quedan aquí, respeten este deseo y me dejen regresar en esta forma física, al lado de mi amado esposo, de la otra forma, espero que con mis obras aquí Dios me permita acercarme a él.
"En los antiguos Vedas se dice que la parte de nosotros que no cree en la muerte nunca muere y esta simple definición del ama no es nada mala, porque describe detalladamente la creencia secreta de cada uno de que la muerte puede ser real para algunos pero no para nosotros. Los psicólogos están impacientes con este sentimiento de inmortalidad personal; dicen que lo utilizamos para defendernos contra el hecho inevitable de que un día moriremos. Pero ¿qué sucedería si fuera verdad lo contrario? ¿Qué sucedería si sentirnos inmortales y mas allá de la muerte fuera nuestro factor mas real?.
Para demostrar este punto de una u otra fomra, necesitamos hechos, del mismo modo que los necesitamos para hablar de Dios, porque el alma es tan misteriosa como Dios y apenas tenemos unos cuantos hechos fidedignos sobre él.(...) El alma no siente o se mueve, no viaja con nosotros mientras nos movemos por la vida, ni sufre el nacimiento, la decadencia y la muerte.
Esto no es mas que una forma de decir que el alma queda aparte de la experiencia ordinaria, y como no tiene forma, no es posible tener una imagen mental del alma.
En lugar de ello, el alma es realmente un punto de unión entre el tiempo y lo intemporal y se orienta en las dos direcciones. Cuando yo me siento a mí mismo en el mundo no estoy sintiendo mi alma, aunque está en un lugar cercano y no hay duda alguna de que notamos su presencia, siquiera vagamente. Pero sería un error pensar que el alma y la persona son la misma cosa. (...) todas las cualidades y las memorias no tienen nada que ver con el alma. Las cualidades mueren con la persona, pero el alma no. Por lo tanto el alma es como un portador de la esencia, pero ¿cómo es esta esencia?.
Si no puedo experimentar el alma como una emoción, y si todo lo que sé sobre mí mismo desde mi nacimiento está separado de mi alma, ésta no debe ser una cosa material.
En otras palabras, el alma empieza a nivel cuántico, lo cual tiene sentido porque el nivel cuántico es también nuestro portal hacia Dios. Pasar por esta puerta no es algo que podamos elegir: la participación es obligatoria(...)
(del libro "Conocer a Dios" de Deepak Chopra)
Me gusta la idea del "portal hacia Dios"; supongo que en ese sitio está el alma de Abel, que obviamente ya no se reconoce como tal, sino como un conjunto de energía o como si ahora fuera millones y millones de puntitos invisibles en el universo.

domingo, 10 de agosto de 2008

Nuestro Aniversario


Sigo mirando hacia arriba...

sábado, 9 de agosto de 2008

Caminar contigo

Camino con dolor... y tu presencia
Camino con desánimo... y tu sonrisa
Camino con pesadumbre... y tu luz
Camino con melancolía... y tu recuerdo.
En cada paso que doy:
No quiero sentir dolor, pués tú estás a mi lado.
No quiero desanimarme, pues tu sonrisa me contagia
No quiero sentirme apesadumbrada, pues tu luz me ilumina
No quiero estar melancólica, pues tu recuerdo vive en mí.
Así pues:
Vivir a tu lado, me alegra
Contagiarme de tu sonrisa, me anima
Iluminarme con tu luz, me aligera
Y el recuerdo de tu vida, me hace sentir
lo bello que es existir.

domingo, 3 de agosto de 2008

AFRONTAR LA MUERTE (19 MESES)

Desde que Abel enfermó, he estado, como decimos en México "al pie del cañón"; he permanecido a su lado, apoyándolo y motivándolo para seguir adelante a pesar de las vicisitudes; creo que no hacía mucha falta, porque él tenía mucha Fuerza Espiritual y estaba haciendo su proceso de una manera silenciosa.
En casa, cuando podía salir del hospital, obviamente no salía mucho, así que pasaba muchas horas estudiando su enfermedad y también leyendo acerca de todos los temas relacionados con el crecimiento espiritual.
Seguía practicando Yoga, sólo que algunas asanas no las realizaba por la imposición del catéter Hickman... en algunas ocasiones se enfadaba porque no podía ser libre del todo, pero creo que era una parte que estaba puliendo, porque después de un rato, me sonreía y me decía "bueno, qué le voy a hacer, si es mi compañero, verdad?"... Siempre valiente, nunca he visto una persona tan valiente...
A pesar de su situación, una vez que se realizaba una analítica de manera privada para ver cómo estaba de niveles generales, decidía que nos íbamos a ir a descansar y a pasear; a pesar de querer disuadirlo, era imposible, quería desvincularse del ambiente y yo creo, que sobre todo quería Vivir todo lo que tenía ganas de Vivir.
Así, en el verano de 2005 nos fuimos a Valencia, y en el 2006 nos fuimos a Toledo.
En Diciembre de 2005 me insistía que quería marchar a México porque quería pasar las fiestas allá, pero lo convencí de que era riesgoso moverse de su hospital, ¿qué hacía yo si allá recaía?... ahora dudo si hice bien en mantenerlo aquí, queriendo él marchar...
Afrontar la muerte de un ser querido siempre es muy duro, sobre todo porque, en nuestro caso, Abel era muy joven, lleno de alegría y de ilusiones; porque hacíamos planes y un hijo estaba contemplado dentro de ellos; ahora ya no hago planes a largo plazo, sencillamente voy viviendo la vida lo mejor posible que puedo, porque no sé cuando será mi último sueño...
Hay momentos que queremos marchar con esa persona amada, no encontramos razón para vivir, nos sentimos abandonados, traicionados por un Ser Superior, pero poco a poco, al menos yo, he comprendido y aceptado (hasta hace muy poco) que cada ser tiene su plan de vida y éste, aunque parezca corto, todo depende de lo que tengamos en nuestro corazón; y a mí me dice que el Alma de Abel era tan prístina que no hacía falta mucho tiempo... qué bueno que pude compartir estos años con él, y lo mas importante, todo lo que pude aprender de él y que fue feliz compartiendo su camino conmigo.
He aquí un fragmento de un libro que me ha ayudado mucho; a veces palabras duras, pero me parece que con mucha sabiduría y que llevan a un poco de tranquilidad espiritual:
"(...) No es necesario estar enfermo para morir; nuestro cuerpo puede estropearse de repente y dejar de funcionar, igual que un automóvil. Un día podemos encontrarnos perfectamente bien y al siguiente caer enfermos y morir. Milarepa cantaba:
Cuando estás vigoroso y sano
no piensas en la llegada de la enfermedad,
pero ésta cae con fuerza repentina
como la descarga de un rayo.
Cuando estás absorto en cosas mundanas
no piensas en la venida de la muerte;
rápida llega como un relámpago
que estalla sobre tu cabeza.
Hemos de darnos una sacudida de vez en cuando y preguntarnos seriamente: ¿y si muriera esta noche? Entonces, ¿qué?.
No sabemos si mañana despertaremos, ni dónde. Si después de espirar el aire no podemos volver a inspirar, nos morimos. Así de sencillo. Dice un proverbio tibetano. "Mañana o la próxima vida; nunca se sabe qué llegará primero".
(...) Algunos maestros intentan alertarnos de la fragilidad de la vida por medio de imágenes aún mas crudas: le aconsejan que se considere como un preso que da el último paseo desde su celda, como un pez que se debate en la red, como un animal que guarda su turno para ser sacrificado en el matadero.
Otros proponen a sus alumnos que se imaginen vívidamente la escena de su propia muerte, dentro de una contemplación serena y estructurada: las sensaciones, el dolor, el pánico, la desvalidez, el pesar de las personas amadas, el darse cuenta de lo que han hecho o dejado de hacer en sus vidas.
El cuerpo tendido sobre su último lecho,
las voces que susurran las últimas palabras,
la mente que ve pasar su último recuerdo:
¿cuándo te llegará ese momento? (...)".
(De "El libro Tibetano de la vida y de la muerte" Sogyal Rimpoché)
El deseo mas grande que he tenido en toda mi vida es que, efectivamente, justo en el último instante de conciencia de Abel, haya pensado en estas cuatro líneas.

miércoles, 30 de julio de 2008

"Abel, lindo nombre"


"San Abel, segundo hijo de Adán, fue asesinado por su hermano Caín.


Se aconseja a quienes llegan al final de su vida que se encomienden a él, pues habiendo sido el primer muerto de la humanidad, sabe cómo van esas cosas.


Su nombre significa: en hebreo "soplo de viento" (de la palabra hebrea Vanity, "probablemente llamada así por la brevedad de su vida" - Gesenius; Gr.,Abel, de ahí la forma española) . En otro entendimiento: "Soplo de vida".


Invocación a san Abel.
Gran san Abel que fuiste animado por una caridad tan grande que te dejaste usurpar la sede, pero a quien Dios ofreció una compensación y te permite tomar la revancha escuchando tu plegaria cuando intercedes para que el demonio abandone el cuerpo de los poseídos, te conjuro que obtengas que me vea libre del espíritu maligno si se ha apoderado de mí y que me sea devuelta la salud del alma al mismo tiempo que la del cuerpo".




Por qué escribo sobre su nombre?. Hoy es su Santo, hay algunas personas que lo celebran el 5 de Agosto, pero desde que lo conocí, sus papás me dijeron que era este día: 30 de Julio.
El día de su cumpleaños no escribí ningún post, estaba fuera de nuestro hogar, en mi casa de México, sin internet y además, sinceramente un poco melancólica por su ausencia física.

Pero hoy, no he querido dejar pasar este día.

Abel fue una persona que desde que vino a este mundo vino a ayudar, a servir, a limpiar nuestras almas y a llenarlas de alegría, de paz espiritual y a enseñarnos a cada uno nuestro camino.

El nombre le quedó a la perfección, cuando lo pronuncio mi corazón se llena de serenidad y cuando siento las obras que hizo en mí cuando vivíamos juntos, mi alma encuentra el camino que de vez en cuando pierdo si la añoranza me invade.

Abel fue un excelente hijo, como Abel, el del Génesis; fue muy trabajador y nunca se rendía; ni siquiera cuando ya estaba enfermo dejaba de ir a sus master class de Yoga en Madrid; sus compañeros supieron de su enfermedad cuando ya era innevitable su ausencia; era un alma tan holística que por eso necesitó poco tiempo para acabar de pulirla.

Me siento afortunada porque yo fui la elegida de su corazón y aunque siempre me dijo que él sentía que no éramos almas gemelas, si me siento orgullosa porque a pesar de ello, fue inmensamente feliz conmigo.

Abel estudió siempre con mucho ahínco, siempre en pro de la investigación; cuando sus profesores le enseñaban algo, él compraba libros y mas libros para seguir investigando, nunca era suficiente para él.

Así fui aprendiendo un poco de él, y, como siempre lo he dicho, me fue preparando para su partida.

Le gustaba mucho un libro que abríamos al azar: "Así habla Shirdi Sai"; hoy lo he abierto y me he encontrado con lo siguiente:

"La presencia de un Iniciado
te lleva al sendero
de la liberación.
El descubrimiento de los conocimientos
por parte de los no iniciados,
el estudio de las Escrituras,
la práctica de rituales,
la variedad de actos de veneración,
aunque se hagan conjuntamente,
son cosas que inspiran
infinitamente menos
que la presencia del Iniciado.

En verdad,
esa presencia
quema las impurezas
y establece el autocontrol
que permite la búsqueda
en el sendero".

Abel, mi gran amor, sólo rezo para que nunca te alejes de mi lado y me guíes como lo hacía Abel, el hijo de Adán y Eva.

jueves, 3 de julio de 2008

"El Día 3" (dieciocho meses)


"Un 3 de Julio tu mirada brillaba...
Un 3 de Enero tus ojos cerraron para siempre...

Un 3 de Julio nos dimos nuestro primer beso...
Un 3 de Enero fue nuestro último beso...

Un 3 de Julio te dije que te amaba...
Un 3 de Enero te recordé que te amaría eternamente...

Un 3 de Julio decidimos caminar juntos...
Un 3 de Enero decidieron separarnos físicamente...

Un 3 de Julio nuestras vidas se unían...
Un 3 de Enero nuestras almas comenzaban a vivir como una sola..."

Me pregunto por qué un "3"... alguien tiene una teoría?

sábado, 21 de junio de 2008

La música: energía de amor

"(...) Los problemas son ilusiones del mundo material. Las soluciones son atributos de tu inmersión en el mundo del espíritu. Si, hay una solución espiritual para cada problema.
Pero para encontrarlas tendrás que pasar a un nivel de pensamiento mas elevado. Éstos son los cinco aforismos básicos de Patánjali que te guiarán para cambiar la mente que creó el problema:
1. Abandona la identificación errónea.
2. La calma es la paz de Dios dentro de tí.
3. No pecas, sino que creas obstáculos.
4. Abstente firmemente de la falsedad.
5. Abstente firmemente de los pensamientos y de los actos perjudiciales.
Puedes aplicarlos cada vez que tengas un "problema".
Son extremadamente útiles para descubrir y aplicar soluciones espirituales.
Cuando te enfrentes con un problema recuerda que lo creaste con una mente y lo resolverás con otra. Hay una solución espiritual y tú puedes crear la energía necesaria para acceder a ella cuando quieras.
Estos cinco aforismos respresentan el grado mas elevado que puedes alcanzar en el mundo del espíritu. Simbolizan el modo en que aquellos a quienes llamamos Maestros y Santos vivieron, respiraron y ayudaron a otros a superar sus problemas. Es evidente que no lograrás aplicarlos todos al cien por cien en todas las ocasiones, pero poco a poco irás recordando la necesidad de buscar una solución espiritual en momentos difíciles o cuando tengas un problema.
Poco a poco descubrirás que la armonía y la paz aparecen donde antes había lucha. Literalmente, estarás creando un nuevo campo de energía para tí, lo cual constituye el tema del siguiente capítulo de este libro y también de tu vida"... continuará...
(del libro "La fuerza del espíritu" de Wayne W. Dyer)
Hermoso Abel:
Nuevamente dedico unas líneas al aprendizaje que llevo de tu mano; hay días que estoy mas receptiva que otros, pero siento en mí la fuerza de tu amor que hace que mi interior sienta paz y serenidad.
Estos días he leído poco, he estado haciendo el resumen de mis clases en la Escuela.
...La escuela... me da tanta felicidad que en ocasiones siento que la alegría no me cabe en el pecho.
Comienza a verse vacía; hemos quitado todos los adornos de la Semana de México. Las primeras expresiones de la mayoría que entraba eran: "ay!, que vacía se vé, sin tanto adorno!"... es cierto, el pasillo de la entrada ahora se ve mas ancho y mas largo de lo que ya me había acostumbrado este mes y medio... ahora se verá mas triste; sin niños gritando, no corren, no se persiguen, no cantan, no solfean, no tocan sus instrumentos... no los oigo cantar...
El Jueves fueron los últimos conciertos de las formaciones musicales; estuvo fenomenal; qué fuerza espiritual da la música y la energía que emana de todos se vuelve una danza muy bonita.
Me sentí muy bien, fue en los jardines, al caer la tarde, a las nueve de la noche, cuando el sol ya se está preparando para descansar y cuando una fresquita agradable invade el aire.
La Carme me pidió que tocara algo mientras ella daba la bienvenida... me sentí tan bien tocando aquel gran piano!... toqué una canción que seguro te gusta mucho "When you tell me that you love me"... es tan adecuada para nosotros dos!...
Comenzaron las actuaciones: viendo a los niños y a las niñas tan responsables y formales, pero con una sonrisa en la cara, me hicieron emocionarme mucho; sentí algo muy grande en mi interior, de repente, sentí como si una inmensa alegría me invadiera toda entera; me sentí como no me había sentido desde hace mucho tiempo: verdaderamente feliz!..
No sé cómo explicarlo, pero pude sentirte a mi lado, de verdad!... en algún momento, mientras veía bailar al grupo de Teatro musical tuve la sensación de que "alguien" tocó mi mano, la acarició suavemente y ese calorcito agradable me hizo soltar una gran sonrisa; sentí que salió desde lo mas profundo de mi ser, como si tú me dijeras que todo está bien, que éso es lo que vale la pena: ser feliz con la energía positiva del mundo y que yo contribuyo a esa felicidad; a esa conciencia colectiva de la que tanto hablabas cuando te podía escuchar en tu forma física.
La escuela está llena de amor, todos lo podemos sentir, es una relación tan hermosa que no hay palabras para poder explicarlo... tuve muy presente a David... su amor estaba ahí... su energía entraba por todos los poros de mi piel, igual que la tuya!...
No importa que me comieran los mosquitos! vale la pena vivir intensamente estos momentos porque de ellos está formada nuestra vida!...
Muchos de mis alumnitos y de mis alumnitas se me acercaban para sentarse a mi lado, en silencio, disfrutando de la música, otros se acercaban para recibir de mi parte un prolongado abrazo, otros de lejos me sonreían y me saludaban con su mano, Anna, la hermana de David me regaló una hermosa libreta de mariposas... será para escribir pensamientos bellos, sólo puede ser de esa manera!...
Sabes lo feliz que fui?... claro que lo sabes! tu eres el responsable de esa inmensa felicidad!.
Sigo escuchándote Abel, amor mío; lo seguiré haciendo con toda la fuerza de mi corazón!