domingo, 21 de septiembre de 2008

Abandono



Hoy voy a dejar
que me invada la tristeza,
que mi cara se hunda
en tu impávida almohada
donde ya no descansa tu cara.


Hoy voy a dejar
que mi alma congelada
llore desolada,
que mis brazos vacíos de tí
añoren lo que hace meses perdí.



Hoy voy a dejar
que la rabia sea mi compañera
que la soledad me devore,
que mis pies caminen descalzos
por la fría línea y sus bordes.



Hoy voy a dejar
que las lágrimas me aturdan
que la impotencia me duela
que los recuerdos se pierdan
en laberintos de pena.



Porque después de la tristeza
en el aire encontraré tu aroma
y mi gélida alma
se deshielará con tu fuerza.
Esa fuerza llena mis brazos,
que aún vacíos de tí
encuentran un gran consuelo
en todo lo que contigo viví.



Hoy no es rabia ni tristeza,
ni soledad ni impotencia,
ni mis lágrimas me aturden
ni hay laberintos de pena.



Porque he decidido vivir,
distanciarme del Apego
que colosal y excesivo
latente espera el requiebro.

lunes, 15 de septiembre de 2008

"Tornem a l'escola!!"

Amor mío:
Sabes que me encantan las fotos, siempre que las estoy contemplando salen nuevos detalles, aparentemente nuevos recuerdos, como si hablaran solas; me transportan hacia aquellos días en que éramos felices; cuando nos íbamos de paseo, ocasiones especiales y tus escapadas para hacer cursos de perfeccionamiento de Yoga o Retiros espirituales.
Esta foto alguien te la envió, no sé quién, seguramente algún compañero o compañera del retiro que hiciste en aquella ocasión a Galicia.
La contemplo y te veo tan hecho a la medida de aquellos parajes, de aquellas lecturas que hablaban de superar los apegos y reafirmar nuestra Fuerza Espiritual para ir mas allá de las pérdidas físicas.... Cuando regresabas me explicabas muchas experiencias que habías tenido, te emocionabas a tal grado que me envolvías a mí también en esa magia... echo mucho de menos aquellos momentos de felicidad absoluta... echo de menos tu sonrisa, tu mirada tan prístina... tu presencia!...
Me explicaste que una compañera te cogió mucho cariño (y cómo no! si bastaba un segundo para amarte!) y ella fue la que te prestó la "cobija" que te protege tu espalda porque tú te despistaste y no pusiste la tuya en la maleta.
Rara vez había un compañero o compañera mas pequeño que tú; siempre fuiste el mas joven; las personas se maravillaban de que un chico como tú estuviera tan adentrado en estos temas tan espirituales y que además supieras tanto... eso lo sé... fuiste muy sabio a tu corta edad... por eso estoy segura que eras un alma antigua...
Cuando veo esta foto me llega a la memoria todos los cursos y retiros que hiciste en tu corta vida; siempre en pro de la investigación y siempre haciéndote preguntas; leyendo como enajenado y compartiendo tu sabiduría con tu ignorante compañera en el camino... pero llegué aprender...eso es seguro... sólo así puedo soportar tu ausencia...
Te gustaba aprender, y al intercambiar opiniones te hacía mucha gracia la manera cómo yo me explicaba y con esa hermosa sonrisa que tenías me decías "cómo se nota que eres maestra y que además te encanta serlo!!"... tenías toda la razón...
Hoy que regresamos a las actividades de la escuela me sentí absolutamente feliz, mis alumnos nuevos son preciosos y muy receptivos, se reían mucho cuando me hacía la tonta al recordar los intrumentos de cuerda... son tan espontáneos!!!... y con los que me reencontré sentí algo muy fuerte, fuerte dentro de mi pecho, que lo único que pude hacer fue sonreir... me parece que sonreía por todos los poros de mi piel!!!...
La escuela es un gran aprendizaje en mi vida; definitivamente es mi vocación y mi filosofía de vida; no solamente es mi profesión y con la que me gano el pan diariamente, sino es una fuente de inspiración; gracias a todas aquellas criaturas respiro con mas serenidad y con su inocencia me hacen ver la vida menos trágica y mas divertida... Recuerdo mucho tus frases de aliento: "tú nunca podrás dejar de ser maestra, porque lo traes en la sangre, porque con ello te sientes plenamente feliz... podré faltar yo... pero tus niños...esos nunca podrán faltar en tu vida porque entonces tú ya no serás tú"...es verdad... el día de hoy ni me acordé de ir una sola vez al sanitario, ni me dio hambre, ni me sentí cansada, ni me sentí sola, ni triste... estaban ellos: mis niños, esas miradas tan cristalinas y esas risas tan inocentes... Dios... por qué a veces te los llevas tan pronto?!!!... Aún con la impotencia en el cuerpo, pienso mucho en David, ese precioso ser que me enseñó tanto en vida y hoy en día... sin embargo, él desde su sitio me recuerda a manera de inspiración que mi papel en esta obra de la vida es seguir dando todo lo que tengo, entregándome por entero para poder cumplir con las tareas que nos hacen mas grandes, mas fuertes... mejores personas... mejores almas...
Gracias David, gracias Abel, gracias Don Amado porque con su Energía Espiritual conducen mi alma guiada con lazos de amor!.

sábado, 13 de septiembre de 2008

Un día como hoy hace seis años...


video


(Parar la música del Blog para escuchar el video)

miércoles, 3 de septiembre de 2008

AYER (20 meses)


20 meses que ya no estás aquí...
parece mentira...

si apenas fue ayer cuando te vi por primera vez
y supe que serías el amor de mi vida...

apenas fue ayer cuando me diste mi primer beso..

apenas fue ayer cuando reíamos a carcajadas
viendo las películas de cantinflas...

apenas fue ayer cuando me regalaste
mi primer ramo de flores...

apenas fue ayer cuando nos casamos...

apenas fue ayer cuando nos entregamos por primera vez...

apenas fue ayer cuando me despedía de tí....

apenas fue ayer...

lunes, 1 de septiembre de 2008

El silencio de Abel

En esta temporada de vacaciones me he dado a la tarea de archivar documentos, nóminas, recibos de banco y mil papeles que sólo llenan un espacio que quisiera llenarlo con otras cosas verdaderamente importantes, pero parece ser que los seres humanos seguimos ligados a los papeles; guardamos los recibos de todo, como si tuviéramos desconfianza.
Antes con el trueque, la gente confiaba en que lo que intercambiaba era de buena calidad o estaba rico o le duraría mas de una temporada; ahora es todo lo contrario, nos llenamos de papeles y mas papeles como si con ellos tuviéramos mas seguridad... es una mentira, si así fuera tendría un papel donde me dijera que siempre sería feliz con Abel y con firma al final y debajo mi nombre...

Un fuerte golpe sorpresivo llegó a mi corazón; encontré entre tantos y tantos, un documento que se titula “Document acreditatiu del dret a l’assistència sanitària per pensionista de Viudetat”... no recordaba siquiera que no he solicitado la que aquí llaman “tarjeta sanitaria” como pensionista; no tengo ganas de tenerla; tal vez es negar un hecho, pero no había pensado en ella; lo guardé como guardé tanto dolor acumulado durante mucho tiempo...

He estado en silencio... el silencio... a Abel le gustaba mucho el silencio; se pasaba muchas horas encontrándolo, haciéndose amigo de él para buscar la introspección que le llevaba a una claridad de pensamientos.
Desde que lo conocí fue íntegro, yo sabía que le gustaba pasar largos ratos frente al Lago del Parc Catalunya mirando, en silencio; contemplando la belleza de la naturaleza y fundiéndose con ella en una sola energía.
Ahora, lo que mas me gusta es el silencio, hasta hace poco, había días enteros que me daba cuenta que no había pronunciado ni una sola palabra. Hay días en que ni yo misma me escucho, solamente puedo percibir el ruido de los coches al pasar por la calle o muchos otros, como por ejemplo, al caer el sol, el canto de los pájaros despidiéndose al irse a dormir a sus nidos.
Ahora mi silencio está roto porque sigo cantando, porque ahora canto mas que nunca; con las melodías se va el dolor, con la música se limpia mi espíritu, con la magia de los silencios de negra, o corchea, o blanca o redonda mi alma encuentra paz... una paz que me regala Abel siendo parte del silencio.
Hay veces que los amigos son los que nos hacen recordar detalles que teníamos guardados; mi amigo Nacho me recordó lo hermoso que es escuchar el silencio de los que ya no están físicamente.
Yo le dije que aunque es muy duro ya no escucharlos reír, hablar, cantar o leer en voz alta, si cerramos los ojos y escuchamos con el corazón podemos escuchar hasta su silencio.
El silencio nos dice mucho de una persona, a mí el silencio de Abel me enseñó y me sigue enseñando que lo que nos mueve es el amor, el amor a la vida, a los seres humanos, a la naturaleza, Abel me ha enseñado que aunque no lo pueda escuchar cerca de mí físicamente si puedo escuchar su silencio, y éste, al ser parte de él, también es maravilloso.
Hoy sigue habiendo silencio en mi hogar, pero no me espanta, no me aturde, no me asusta; lo gozo, le doy la bienvenida, porque ya forma parte de mis cuatro paredes, porque sé que en cada momento de silencio Abel me sigue hablando, se sigue comunicando conmigo y en esos largos periodos sigo encontrando a ese bello ser que es Abel y que es todo amor.