viernes, 3 de abril de 2009

Carta sentida (27 meses)

He dejado pasar algunos días para poder tranquilizar mi corazón; he tenido una nueva experiencia y desgraciadamente no ha sido muy positiva y el recuento de ella ha sido muy dolorosa... creo que es de las pocas veces que escribo líneas tan sentidas; pero creo que también es necesario para mí sacar lo sucio que llevo dentro... es una manera de hacer limpieza y como se dice: "a fondo".
Si me permiten, no me dirigiré a ustedes como generalmente lo hago, esta vez, este post va dirigido a mi amado Abel, con quien hablo cada día, pero en esta ocasión tomé lápiz y papel porque parece ser que cuando lo escribo hago una especie de terapia... de hecho Abel siempre me recomendaba escribir cuando me surgía un problema o cuando me sentía feliz o cuando me sentía abatida...
"Mi amado Abel:
Nuevamente la rabia y el desasosiego me invadió. Yo sé que no te agrada verme en esta situación, pero como buen ser humano que soy, tengo debilidades (muchas mas que otras personas) y hoy me he sentido abatida, llena de rabia y creo que hasta de odio...
¿Recuerdas a Ana? la doctora que intentó ayudarnos por todos los medios para que te trasladaran al Hospital Clínic? pues después de todo este tiempo me la encontré en la escuela; sabía que tarde o temprano sucedería, pero no pensé que me doliera tanto... en un instante regresé a aquellos días de lucha contínua, de preocupaciones, de angustias y de llantos controlados.
Ya el sólo encuentro me dio un vuelco al corazón, y para rematar me dijo que lo sentía muchísimo; que ella hizo todo lo posible por ayudarte, pero que los médicos estaban reacios al conocer tu historial, que ya sabían "del caso del rebelde de la planta 7 de Vall d'Hebrón", que al tener una lista larguísima de pacientes, ellos apoyaban mas a los pacientes que "iban a por todas"... ¡Dios!¡¿ quiénes son ellos para decidir a quien le brindan la oportunidad de luchar por seguir viviendo?!... ¡¿cómo podían saber que tú no ibas a por todas?!...
Nuevamente me llené de rabia al pensar que no hicieron todo lo posible por salvarte... estos pensamientos los tuve desde el principio... la manera de tratarte, de verte como un número y una línea en la estadística... así lo sentíamos tú y yo desde que entramos en el Hospital y cada vez estoy mas de acuerdo con el Doctor Siegel...
Creo que el único con humanidad fue el Dr. Zuazu, con quien estrechaste lazos y tuviste confianza y reconocimiento; no sólo como profesional, sino también como persona.
¡Dios! esa impotencia llegó a mí nuevamente de golpe, ese dolor ardiente que quemaba mi corazón en esos días al ver que te veían como un bicho raro y no respetaban tu filosofía de vida... según su parecer, equivocado o no, era tu vida y tú eras el que sufría todo y ellos fríamente te trataban como si fueras un "caso raro en un millón" como te dijo Callís: "de tu tipo de leucemia en todos mis años de especialista he tenido otro caso solamente..."
No obstante, a pesar de toda esta desconfianza que les tengo a los alópatas sigo pensando que hice todo lo que estuvo en mis manos respetando siempre tu voluntad, aún echándome encima a los de "bata blanca" como les decías.
Lamentablemente nuestras experiencias con ellos no han sido muy agradables... sigo recordando (aunque quisiera no hacerlo) también la manera en cómo trataron a mi papito y cómo, dentro de este mundo, aún hay ángeles terrenales como el Dr. Pirrón, quien lo trató de la manera mas humana y cariñosa que podía existir en la relación médico-paciente.
Recuerdo la forma de cómo el Dr. Zuazu se sentaba en tu cama y platicaba contigo hasta el momento de salirme de la habitación... después me platicabas acerca de lo que habían hablado y hasta reído... siempre fue muy dulce; tal vez eso fue lo que mas agradeciste de ese médico.
Ahora no sé qué reacción tendría si me encontrara a "la bruja de Narnya" (ya sabes a quién me refiero); ella también te trató muy duramente... tal vez no le diría nada porque no suelo ofender, pero en mi corazón todavía existe una profunda rabia hacia ella que quisiera canalizar porque no sirve para nada tener este tipo de resentimientos.
Vagamente recuerdo que fue a verme cuando acababas de marchar, pero supongo que estaba yo en shock porque lo único que recuerdo es que hasta en esos momentos me echó en cara idioteces como la que fue a buscarme antes y no estaba, sin saber que lo que estaba haciendo era arreglar toda tu documentación... tengo duda de qué le dije; pero lo que si recuerdo es que Callís no se apareció.
Hermoso Abel, todavía tengo muchas emociones pendientes con respecto a otras personas; sin embargo, tengo cierta paz y serenidad porque a pesar de todo y de muchas personas y agentes externos, tú y yo sabíamos que éramos valientes para afrontar esa maldita enfermedad. Sólo tú y yo sabemos lo que vivimos juntos, así que lo que me resta decirte en esta ocasión es que espero que estés orgulloso de la mujer que estuvo contigo estos años; yo si estoy muy orgullosa de ti, sigo estándolo porque eres grande, porque eres omnipresente, porque siento cómo me tomas de la mano muy fuerte para seguir adelante aunque vaya sola".
Semi ni mostazogta Abel!

Hoy he sacado el veneno... ya no duele tanto... la cicatriz seguirá ahí... esa no desaprece, pero creo que poco a poco la herida ya no sangrará y sólo me conformo con ir limpiando mi corazón de estos sentimientos tan negativos que en lugar de sumar, restan energía pura a mi roto espíritu.

Creo que también es bueno de tanto en tanto desfogar las emociones porque sino, sería un olla a presión y todo se desbordaría... poco a poco... como siempre me decía Abel: "aunque amanezca el día nublado, siempre sale el sol".

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Estimada Carmen, el teu blog m'ensenya el que es el veritable amor, l'amor sincer, sentit des del fons del cor, amb la màxima intensitat. Em commou el teu sentiment, m'admira la teva fortalesa. Ets una llum que il.lumina a tots els que ens apropem a tu d'una manera o altre, (en el meu cas per mitjà del blog).
No defalleixis, l'Abel, d'allà on sigui, es deu sentir molt orgullós de tu, segur!!!!!.
Em prenc la llibertat d'escriure't uns paràgrafs extrets d'un llibre de la Marianne Williamson titulat La plenitud del amor, i que m'ha semblat que et podien ajudar o si mes no, que et podien agradar. Si no es així, perdona el meu atreviment.

-El cuerpo no es más que un revestimiento para el espíritu del amor.......
-Todo lo que existe de verdad existe para siempre.Cuando establecemos un vínculo con alguien en el espíritu del verdadero amor, ya podemos relajarnos y saber que ese amor es nuestro para siempre.
-La unión de las almas es la voluntad de Dios y todo el universo apunta hacia Su plan.
-Sin duda, él estará siempre en tu corazón, y tú en el suyo. Pero se acabaron las conversaciones a medianoche, los besos por la mañana......Sin embargo, el propio dolor tiene una manera de ponernos a punto, de modelarnos. Nos suaviza y nos vuelve humildes. Así quedamos más preparados para el amor.
-Tanto si el camino de la vida nos ha privado de la persona amada como si lo ha hecho el misterio de la muerte, esta experiencia nos enseña algo muy importante: Dios es el único que no se va nunca. Estaba ahí, sigue estando ahí y ahí estará siempre. .....sabemos que estaremos bien en brazos de Dios, aunque él no esté.
-Tenemos que liberarnos de los hábitos fisicos que hemos asociado con ese amor, es cierto, pero nunca, jamás, tenemos que liberarnos del propio amor. Sigue con nosotros porque forma parte de Dios. Forma parte de nosotros hasta el día de nuestra muerte, y formará parte de nosotros para siempre.
-Si nuestro amado ha dejado de existir físicamente, se ha acabado un capítulo de nuestra relación con esa persona. Pero el libro de la vida no acaba jamás. Si nuestro amado muere, será como un ángel a nuestras espaldas. Si tenemos el coraón abierto, sentiremos el suave roce de sus alas en el cuello, cada vez que nos demos la vuelta.

ORACIÓN

Querido Dios:
Por favor, ata una cuerda dorada,
poniendo un extremo en el corazón de mi amado y el otro en el mío.
Con Tus manos sobre esta cuerda, querido Dios, haz que nuestro vínculo sea eterno.
Que ni la enfermedad ni el dolor, ni el conflicto ni la muerte, nos venzan ni nos quiten nuestro amor.
Pega mi corazón al corazón de mi amado por siempre jamás.
Amén.

ORACIÓN

Querido Dios:
He perdido a mi amor. Me siento como si se me hubiese roto el corazón y no se me fuese a arreglar nunca.
Por favor, Dios mío, ayúdame a recuperarme.
Revélame la verdad y enséñame un amor que no muera jamás.
Amén.

Rep una abraçada amb tot el meu afecte i admiració.

Josefina

Carmen Rivera Torres dijo...

Estimada Josefina:
Et dic "estimada" perquè aixì ho sento, perquè de vegades encara que no coneguem a la gent perosnalment, la seva estimació es deixa sentir com en aquest escrit.
La veritat m'ha arribat a l'ànima, parla de tot l'amor que pots donar incondicionalment a una persona que necessita molt de consells, de suport, de sentir que no està pas sola en aquest camí... em sento acompanyada de tu, de veritat.
No em demanis perdó pels pàrragrafs, són preciosos i m'han ajudat molt... moments de reflexió... moments dolços, moments agradables i plens de pau, em diuen molta veritat de lo que sento per l'Abel i m'en alegro.
Moltíssimes gràcies per les teves frases tan sentides i espero que aquesta resposta t'arribi.
un petó molt fort.
Carme

Anónimo dijo...

Querido Abel,
con mucha frecuencia me siento una ingrata por no escribirte, pero es que cuando leo lo que escribe Carmelita, siento que lo mío desmerece mucho, aunque no debo fijarme en eso, sino sòlo debo escribirte lo que me sale del corazòn,
Lei en días pasados lo que escribiò la alondra y me da mucha tristeza que a pesar del tiempo, todavía siga sufriendo por todo lo que vivieron en el hospital, el tener que tratar con los de bata blanca, la indiferencia y el poco corazòn que tenìan para tratar a sus pacientes, nunca mejor dicho este calificativo,PACIENTES, buscar dentro de ti toda la paciencia que pudieras tener para que estas personas cumplieran con el deber sagrado que ellos mismos escogieron, el servir a los demàs, pero tambièn pienso que gracias a su déspota actitud, los enfermos, los que tiene necesidad de ellos, de su atenciòn, de sus cuidados; poco a poco van encontrando la paz en su interior, su camino hacia la gloria se llena de flores bellas y ellos, los de bata blanca como tú les decías se quedan con las manos vacías, porque despreciaron la oportunidad de hacer el bien, se convierten en verdugos en lugar de ángeles
Que pena Abel que entre tantos sòlo hayas podido encontrar comprensiòn en uno solo.
Le pido al Señor, al que todo lo puede, que alondra purifique su corazòn y sienta piedad por esos mèdicos que faltaron a la enorme misión de dar -sino la salud a sus pacientes- por lo menos comprensiòn y cariño.
Tú tenìas un enorme deseo de vivir, de dar mas a los que se acercaban a tì, pero tu destino era otro y eso es lo que tenemos que aceptar, porque ademàs se que velas por ella, por tu flor mas querida, por tu bella alondra,
COn todo mi cariño Carmen

Anónimo dijo...

Hola Carmen k orgulloso seguro estará Abel de ti cuanto amor k afortunados fuisteis como me gustaría poder expresarme con esa facilidad y poder decir lo k siento asi como lo haces tu con esa rabia pero en tus palabras no hay odio creo k Abel te dejo tan llena se amor k no puedes odiar.Perdon por mi intromision pero entro mucho en este blog me gusta cuando cuentas cosas de Abel y todo lo k compartiais un beso muy fuerte hasta el cielo y mucha fuerza para ti sigue escribiendole esas cosas tan bonitas k le dices seguro estara muy feliz.Nala

Carmen Rivera Torres dijo...

Querida Nala:
Te agradezco infinitamente las frases de ánimo que me dedicas.
Hay veces en que, aunque tenga personas que me aman, siempre la ausencia de Abel es abrumadora y aunque sé que sólo ha marchado físicamente, todavía siento mucho su ausencia.
Estos días que han estado tan tristones, me dio por mirar álbumes de fotos y pese a pensar que me iba a poner a llorar una especie de serenidad me invadió y me sentí tranquila y a gusto recordando todo lo vivido con Abel.
Él sigue conmigo estoy segura, lo siento tan cerca cerca de mi que hay veces que hasta puedo oler su aura.
Muchísimas gracias por tu dedicación, y ya sabes que este espacio también está dedicado a ti.
Con cariño
Carmen

Anónimo dijo...

Gracias Carmen por hacerme un huekito en este tu blog y de Abel yo un dia le dije a Elena mama de Alex k tenia k entrar en este blog pues leeria cosas muy bonitas y la ayudarian un poco de verdad reconforta leerte Carmen.
Yo entiendo k estes tristona estos dias son malos en casa tambien se esta mal yo tambien perdi a mi hermano por culpa de un bata blanca o mas bien de guante blanco no kiero molestarte mas solo desearte ser fuerte y piensa en Abel y disfruta de lo k tuviste otras personas no sentiran esas sensaciones en toda su vida tu eres muy afortunada te deseo seas feliz un saludo Carmen y un beso hasta el cielo para todos .Nala

Elena dijo...

Hola Carmen. Ahora que he vuelto de las vacaciones te he leído esta carta, ¡cómo no iba a ser así: tan sentida¡. Creo que está muy bien que de vez en cuando saquemos esa rabia, ese odio por qué no, que nos invade cuando hacemos memoria de cómo hemos perdido a los nuestros. Sabes? la rabia, creo que es un sentimiento tan fuerte, que nos acompañará siempre. Cierto que iremos calmándola, porque no es un sentimiento favorable para seguir viviendo con él. No nos lleva a ningún lado, y eso lo sabemos y qué más quisiéramos ¿verdad?, que seguir viviendo serenamente y aceptándo lo que la vida nos va dejando al paso, saber que la muerte está ahí al lado y que le puede pasar también a la gente joven... pero yo creo Carmen que tenemos todo el derecho del mundo a expresar esa rabia, cuando y cómo nos apetezca, simplemente porque es demasiado duro vivir sin ellos y que se nos hayan ido tan pronto.
Un besico Carmen.