sábado, 3 de octubre de 2009

Renovación (33 meses)


"Quizás ahora te parezca imposible, pero con el tiempo , se supera incluso la muerte de la persona amada. Y llega el día en el que podés decir que la vida continúa y que te sentís feliz de estar vivo, sin necesidad de olvidar a quien ya no está" ( de "El camino de las lágrimas" de J. Bucay).
Ayer por la noche vinieron a cenar a casa mis mejores amigos: Santi y Montse, dos personas extraordinarias, dos seres hermosos que siempre están en las buenas y en las malas... bueno... en realidad así son los verdaderos amigos...
Me encontré un poco rara (como siempre) al recibirlos sola, sin Abel, pero al mismo tiempo me sentí muy contenta porque pude compartir mis momentos de risa y reflexión con personas que me quieren y que querían a Abel.
Supongo que él (Abel) estuvo presente en todo momento, sin embargo, ahora tengo sensaciones muy diferentes a hace 33 meses (e incluso menos)... comienza un nuevo proceso (creo yo): el de renovación.
En realidad, éste lo comencé a sentir desde que regresé de mi largo ( en cuestión de tiempo) viaje a México; nuevas expectativas, nuevas maneras de ver la vida y la muerte física, nuevos enfoques, nuevas esperanzas de que a pesar de la soledad puedo ser feliz y vivir en paz.
Para ser sincera todavía no lo logro... hoy sin ir mas lejos, he pensado mucho en Abel, en lo que me ha dejado su ausencia y en todo lo que me ha regalado su presencia en mi vida.
Las experiencias que se van viviendo se adhieren a las sensaciones y a las emociones y son las que provocan mi estado de ánimo.
Cierto es que estar en Casa Puebla con mi familia y mis amigos cada año me renueva, o mejor dicho, me llena de fuerza positiva para seguir adelante y al mismo tiempo reconocer lo que es mejor para mi vida.
Regresar después de dos meses me ha hecho pensar en lo que es la soledad y cómo afrontarla, en que cada día tenemos que renovar los pensamientos, las emociones, las ganas de vivir y la sonrisa ante la vida... cada día es día de renovación.
Físicamente Abel ya no está, pero puedo decir que lo siento muy, muy cerca...

5 comentarios:

natalia dijo...

Hola Carmen!!!!

Sabes?? Lo mismo me pasa a mí con Manuel físicamente no está pero le siento y le tengo tan integrado en mi vida que es como si estaría más ahora que antes cuando estaba aquí físicamente...Como si puediera ayudarme más...como si tuviera un "enchufe" en el cielo...
Me encantan tus escritos y a primeros de mes siempre vengo corriendo a mirar como sigue tu duelo,
Muchos apapachos Carmen, nunca cambies!!!!! y muchos besos hasta el azul para el yogui del cielo!

Anónimo dijo...

Hola Abel.
Carmen eres muy valinte la soledad, es muy dura yo creo tengo un pokito depre y creo es por la soledad fisica y moral Carmen vive el presente lo mas feliz k puedas Abel estara orgulloso de ello y no estas sola y lo digo llorando tienes un angel en el cielo y aki muchos amigos yo si estoy sola un beso fuerte hasta el cielo.Nala

Carmen Rivera Torres dijo...

Querida Nala:
Hay veces que aunque estés rodeada de muchos amigas/os en realidad estás sola... es lo que estoy trabajando en mi interior... la soledad en muchas ocasiones pesa y mucho, pero intento por todos los medios de buscar todo lo positivo posible en mi vida... aunque esté lejos, se que mi mami y mi hermana me aman y están conmigo espiritualmente y eso me llena mucho.
Además, piensa que Abel me decía muchas veces: "para llenar, tienes que vaciar, porque si no, en donde vas a meter cuando está lleno y no quieres vaciar nada?"... gracias a Dios tengo todo lo que viví con él y su gran enseñanza y vivo con ello, o mejor dicho, ya es parte de mi.
No te reprimas al estar depre, tienes que pasar por momentos así para después volver a llenar... es un ir y venir.
Y si, efectivamente, tengo un gran ángel en el cielo que me acompaña y me acompañará el resto de mi vida. Muchos besos y ánimo

Anónimo dijo...

Hola Abel hola Carmen gracias y un beso fuerte para los dos Abel sigue cuidando a Carmen.Nala

Anónimo dijo...

Hola Carmen! Com estàs? De vegades entro en el teu blog i m'emociono forca... He acabat la meva formació de profe de ioga i entenc i comparteixo tot el que escrius: el que t'explicava l'Abel, el que tu escrius. El procés que estàs fent és admirable, no sé pas com s'ha d'afrontar el que has viscut tu, però de segur l'escriure ajuda. A mi també m'ajuda entrar al blog. Jo estic fent una vida molt tranquil.la: amb la Giulia, fent de mare i disfrutant cada instant, provant de viure sempre en l'aquí i l'ara, cosa tan fàcil de dir i tan difícil de fer... T'envio un petó ben fort i fins aviat!!
Llúcia