lunes, 3 de diciembre de 2012

Siempre te llevo en mi corazón

Mi siempre amado Abel:
Viene una época un poco triste.
En Diciembre del 2006 estábamos llenos de esperanza por tu autotrasplante; la situación se pintaba tan llena de ánimo que en ningún momento, en ningún instante se nos pasó por la cabeza una derrota.
En estas fechas estabas a punto de entrar al hospital por última vez sin saberlo y ahora todo esto me llena de tristeza y todavía de impotencia.
Sin embargo, al ver esta foto (en que la que ya estabas enfermo) y esa sonrisa y esa mirada llena de luz siento que sigues conmigo, de otra forma pero sigues y siempre seguirás... hasta el fin de mis días.
Un día me escribiste que:
"La única forma de trascender la angustia que genera la soledad es mirarla claramente; hacerle frente, no percibirla como algo distinto a nosotros mismos, ya que forma parte de nosotros mismos de forma inconsciente; pero nos alejamos de lo que sentimos interiormente y al hacerlo, generamos un conflicto innecesario. Para salir de ese conflicto necesitamos comprender con el alma, no intelectualmente que "yo no soy diferente a la soledad" ni de cualquier sensación que pueda percibir.
Sólo comprender perfectamente que el observador es lo observado dejamos de pelearnos con nuestro propio pensamiento y acontece la dicha de vivir sin límites el eterno presente".

¡¡¡¡¡Qué grande eres alma pura y sabia!!!!!
¡gracias ángel mío!

8 comentarios:

natalia dijo...

Siempre grande Abel, aprendo tanto en este blog....un besazo al cielo para el sabio!!!! y otro para tí Carmen!

Isa dijo...

Fui alumna de Abel hace ya bastantes años. Me entere de su fallecimiento en el 2009 sin q tuviera la mas minima sospecha de su enfermedad. Fue un duro golpe que me dolió como si de mi hermano se tratase. Aprendi mucho de Abel y a día de hoy aun recuerdo su voz cada vez q hago alguna relajacion o meditacion q muchas veces me desborda emocionalmente sin entender muy bien como a estas alturas puede afectarme tanto y esque lo que Abel me aportó esta en mi alma y permanecera inalterable x los siglos de los siglos.

Anónimo dijo...

Querida Nata:
Aunque por aquí ya no escribo mucho, tengo infinidad de cartas que le voy escribiendo a mi querido y recordado Abel.
Mi eterno amor y ahora mi ángel particular.
Gracias por tus palaras, por mantener a Abel en tu corazón, es la mejor manera de que él siga vivo.un beso
Carmen

Anónimo dijo...

Hola Isa:
Muchísimas gracias por tus palabras tan sentidas.
Abel es de esos seres maravillosos que nos ponen en el camino para seguir creciendo con sus enseñanzas y sabiduría; pero sobre todas las cosas con su Amor.
Abel os amaba, y te lo digo así OS AMABA...
En verano de 2006 tuvo una recaída muy fuerte y en su delirio me decía que quería seguir viviendo porque sabía que podía aportar más a la humanidad... ¡Imagínate!... ¡quería seguir viviendo por todos nosotros!...
Pero había otros planes para Él...
En fin... yo lo tengo muy presente cada día, por cualquier detalle recuerdo su sonrisa, su mirada serena, su voz... esa voz que nos da tanta paz!...
Y sabes? el aroma que todavía encuentro en mi vida es dulce como mi amado Abel.
Para cualquier cosa que necesites, ya sabes, te puedes poner en contacto conmigo.
Mil gracias y luz en tu vida!
Carmen

Isa dijo...

Que maravilla Carmen. En mi corazón tambien está Abel y siento q de algun modo está entre nosotros.
Un abrazo

... dijo...

No te conozco, pero me ha encantado es blog, hace rato no escribes, y sería bueno que lo hicieras, a ratos me identifico mucho con todo esto, con las cosas que pasan y creeme que me ha servido bastante.

David Richard dijo...

Abel , fui compañero tuyo en el colegio Jonqueres de Sabadell fui y seré un gran amigo tuyo , compartimos muchos momentos en el barrio de las columnas .Pasamos muchos momentos de la infancia en aquel sitio nuestras abuelas compartían muchas cosas y nosotros también.
Después de irte a vivir fuera con el paso del tiempo volvisteis a Sabadell y un día te reencontré en el autobús de linea en dirección al barrio de Can Oriach en Sabadell y otro día por la rambla de Sabadell, como siempre me encanto saber de ti por circunstancias de la vida y del trabajo estábamos desconectados.Siempre te lleve en mi interior, siempre fuiste una gran persona preocupada por los demás .Hoy después de años y después de hablar con compañeros del colegio hemos encontrado esta pagina .Y es como volver a reencontrarte después de años . Tu amigo David Pérez (un abrazo allí donde estés amigo) y un abrazo para todo la familia y para su mujer ...

Anónimo dijo...

Querido David,
no puedes imaginarte en qué momento me han llegado tus palabras y hasta qué punto me han conmovido...
Si, Abel era... es extraordinario, incluso en los momentos más oscuros Él sigue aquí... bueno... es cuando más lo necesito.
Sin embargo, sentir su amor me hace ser una mujer fuerte y valerosa, aunque en algún momento alguien me ha querido hacer sentir lo contrario.
Abel recordaba con mucho cariño sus amigos de las columnas, ya sabes que era un tanto callado, pero cuando hacía travesuras las hacía gordas... nadie mejor que vosotros, sus amigos, para que nos expliquen cómo era Abel niño.
Te puedo decir que siempre fue feliz, inclusive durante la enfermedad, porque era tan rico espiritualmente, que lo demás era lo de menos...
Gracias, os prometo que pronto escribiré un post... no le he dejado de escribir, sólo me ausenté porque creí que era conveniente, pero pronto regresaré y les seguiré contando más sobre cómo vivió Nuestro Amado Abel
Carmen