sábado, 9 de febrero de 2008

La mejor terapia: El Amor

Cuando voy a mi terapia y me siento en la sala de espera, suelo echar un vistazo a las revistas que tienen en el centro; la mayoría de ellas son sobre salud, yoga, lugares evocadores de reflexión y serenidad; el último Viernes que asistí, encontré este artículo en la revista Integral, me vinieron muchas ideas a la cabeza, una de ellas es que, parece ser, soy valiente...no...muy valiente para afrontar la pérdida de Abel como la estoy afrontando, pero ahora y siempre he sabido que nunca he estado sola; para comenzar está mi fabulosa familia, que ya hablaré mas adelante de ella, también están mis compañeros de la escuela de música, mis amigos y amigas; pero hay alguien que está jugando un papel muy importante en este proceso, no solamente porque fue amiga, colega y profesora de Abel en Sundace, sino porque también es quien me ha ayudado a aclarar algunas ideas que tenía revoloteando en mi cabeza.
Es Helen, la gente le dice Elena, pero a mí me parece mas auténtica como ella se presentó por primera vez: Helen.
Un día le envié unas notas para que me las aclarara antes de encontrarnos en nuestra siguiente visita y esto fue lo que me contestó:
"¡Hola querida Carmen!:
Piensa que estás en un proceso que tiene muchísimas etapas y muchas despedidas.
No es bueno, pero si lógico que cuando entres en casa acaricias la nueva forma de Abel, tu subconsciente se aferra "a su vida", en cualquier forma posible, porque lo mas duro es aceptar que ya no está en su casa, en su cama, en nuestro mundo.
En Cancún habrá otro Final, cada vez mas real, no estarán sus cenizas, pero por él y por tí, ese nuevo duelo es bueno. Y ocurrirá cuando estés algo mas preparada.
Lo que no debes jamás olvidar es que él estará vivo mientras esté vivo en "nuestros" corazones (en plural), y ni yo, ni por supuesto tú, podremos olvidar que forma parte de nuestras vidas.
Aunque el tiempo pase y seas feliz, en cualquier instante, en cualquier sonrisa estará él. Nadie te podrá robar su amor, lo que vivisteis, vuestros instantes, ni en 100 años; haya en tu vida lo que haya.
No es bueno el apego, pero es lógico que las rupturas vayan siendo lentas, y es bueno que vayas tú sola tomando conciencia de ello, quiere decir que estás mas lúcida de lo que te imaginas.
Ve buscando poco a poco formas distintas de hablar con él, mas etéricas, mas ajustadas a lo que será de ahora en adelante.
Un fuerte abrazo para mi amiga "Alma de India". Eres toda una mujer de cabeza a los pies y todos (desde luego Abel) nos sentimos orgullosos y admirados de la lección de valentía y amor que esparces".
Cuando terminé de leer estas líneas, mis ojos estaban llenos de lágrimas, pero también mi corazón se sentía feliz porque el milagro de Abel lo había traspasado a mí, y desde que él dejó su forma física la acepto con toda mi fuerza espiritual que pueda contener en mi vida.
Siempre recordaré la frase de Abel que me decía: "¿Sabes qué quiere decir FE?; pués Fuerza Espiritual".



1 comentario:

anna dijo...

Estimada Carme,
Quina preciositat de Blog!
Es increïble com saps transmetre l'essència de l'Abel en els teus escrits i en totes les recopilacions de frases que ell deia i coses que feia!
De totes elles em quedo amb la que més m'ha impactat: FE és Força Espiritual, és ben be així, es perfecte la definició!
Gràcies perquè a traves teu, el missatge de l'Abel agafa més força que mai i seguirà la seva petjada fent-se més i més gran fins que tots ens sentim tant units que serem sols UN!
T' estimem!
Anna